La alegría y el buen humor

De niños disfrutamos de la vida, nos reímos y tenemos buen humor. Cuando crecemos, nos convertimos en adultos serios, aburridos y sin sentido del humor.