Danos un corazón atento

La oración nos transforma y ayuda a tener un corazón atento, no solo para discernir, sino para comprometernos con las necesidades y el bien de los demás.