Jugar a perder

Si el presidente le dedicara a la obra pública una cuarta parte de la energía y el esfuerzo que le destina a sus oponentes, este hubiera sido el sexenio de la construcción.