Oiga, joven

Por lo que a mi toca, no me molesta que me digan viejo. Y sospecho que no soy el único. No me gusta que me digan joven solo para halagarme.

¿Ya no son atractivas la familia y la iglesia?

Sin atractivo iglesia

No son atractivas la familia y la iglesia porque no hemos enseñado lo suficiente con firmeza y ejemplo a respetar la familia y la iglesia y no queremos aprender a vivir en comunidad, a vivir bajo reglas, a vivir buscando la santidad.