Ponerse en su lugar

La Iglesia católica supo valientemente mantenerse en su lugar. No abandonó a las víctimas ni fue indiferente ante lo que se está viviendo en el país.