¡Jesús, yo confío en ti!

La izquierda populista ha comprobado que está hecha para gobernar a gente sin precedentes, pero nunca es tarde para voltear a Dios y encontrar el camino del bien.