El binomio: madurez e inmadurez

La edad es una realidad que hay que asumirla con dignidad y en su justa dimensión; y debe ir acompañada de un progresivo aumento en las virtudes humanas.