¿Una Economía católica?

Economía católica

Es claro que pocos están satisfechos con los sistemas económicos predominantes en el mundo. Y esos pocos satisfechos lo son por razones dogmáticas.