Pemex, de mal a peor

Pemex es, desde su creación como monopolio estatal, una fuente de derroches, corrupción, sobrecostos y baja productividad por trabajador.