“Una guerra sin cuartel”. Tercera parte

El gobierno masónico de Elías Calles decretó la obediencia total de la iglesia mexicana al estado; por lo que el 31 de julio de 1926, se suspende el culto público en todos los templos, sumiendo al país en la más profunda desolación.