¡Año Nuevo, lucha nueva!

Más que “Año Nuevo, vida nueva”, convendría decir “Año Nuevo, lucha nueva”, para decidirnos a cambiar, quizá en cosas pequeñas, pero significativas.