Lo barato sale caro

Al igual que las ñoras, el gobierno federal debería saber a quién contratar o elegir para resolver los problemas que hay por resolver.