La filosofía ayuda a replantear relaciones durante la pandemia

Durante estos meses en que nos hemos visto privados de cosas, situaciones, convivencias que dábamos por sentadas, la filosofía se convirtió en el principal instrumento para volver a replantear nuestras relaciones.


Emergencia sanitaria y COVID-19


Aurelia Valero Pie y Guillermo Hurtado Pérez, académicos del Instituto de Investigaciones Filosóficas (IIF) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguraron que en un inicio la pandemia de COVID-19 fue una cosa de médicos, biólogos y de gente que investiga ese campo; sin embargo, con el paso de los días las consecuencias y todos los fenómenos que trajo la emergencia sanitaria también se convirtieron en un asunto que atañe a humanistas y científicos sociales.

Ambos especialistas participaron en la mesa de diálogo ¿Cómo sería México sin Filosofía?, en el marco del Día Mundial de la Filosofía, celebrado el pasado 19 de noviembre, que contó con la participación de la académica Guadalupe Valencia García como moderadora. “La disciplina nos lleva a preguntarnos, a indagar sobre el mundo, la existencia y sobre nuestras formas de ser y de estar en el mundo o en los mundos históricos y sociales”, comentó Guadalupe Valencia acerca de la filosofía.

Al respecto de la emergencia sanitaria que vive el mundo con la pandemia, la académica Aurelia Valero Pie indicó que durante estos meses en que nos hemos visto privados de cosas, situaciones, convivencias que dábamos por sentadas, “la filosofía se convirtió en el principal instrumento para volver a replantear nuestras relaciones con el cuerpo, con el otro, el contacto físico, la seguridad de los espacios, la desigualdad y, principalmente, el mundo que queremos”.

Puedes leer: Pandemia y clima, causantes de depresión y ansiedad

Por otro lado, los académicos destacaron lo que la filosofía ha aportado a México y subrayó que grupos e instituciones como la Secretaría de Educación Pública (SEP) o la misma UNAM tal vez no serían lo que son ahora si la filosofía no hubiera influido en esas instituciones. “La filosofía reta, cuestiona, nos obliga a salir de la comodidad de nuestras creencias, al menos a dar razón de ellas”, comentó Valero Pie.

El académico, Guillermo Hurtado Pérez, afirmó que la filosofía forma ciudadanos responsables, críticos, capaces de argumentar en contra de una decisión, pero también de argumentar a favor y, sobre todo, capaces de ponerse de acuerdo por medio de la razón. Finalmente, Hurtado Pérez indicó que la filosofía “debe ser accesible dentro y fuera del aula, acompañarnos a lo largo de la vida desde la educación básica hasta el posgrado”.

 

Te puede interesar: Fundación Inclúyeme brinda vida digna a adultos con discapacidad intelectual

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.