Se disparará inseguridad alimentaria por pandemia

Varios efectos negativos generados por la pandemia se han concatenado dañando diversos aspectos de la vida de las personas, de manera particular entre quienes conforman los grupos vulnerables de la sociedad.


Salud por no comer


La presencia del COVID-19 ha ocasionado el aumento del desempleo, que a su vez genera un incremento de la pobreza y una mayor inseguridad alimentaria la cual traerá efectos negativos en la salud física y mental de las personas, aseguró Sonia Hernández Cordero, académica del Departamento de Salud de la Universidad Iberoamericana.

Advirtió que la pandemia aumentará la inequidad social y de salud en el país al aumentar la pobreza y la inseguridad alimentaria, por lo que previó que las personas de poblaciones vulnerables no tendrán acceso a comida saludable, lo que con el tiempo tendrá repercusiones en su salud.

“Esto significa que, además de haber un impacto en la cantidad de alimentos que ingieren, también disminuye la calidad de los mismos. Además, hay un riesgo en el consumo de aquellos con alto contenido calórico y grasas saturadas”, destacó.

La académica señaló que las personas que pertenecen a los sectores con menores ingresos hoy conformado por quienes se emplean en el sector informal, aquellos que perdieron sus empleos, así como niños pequeños, mujeres embarazadas y lactando, son quienes están en mayor riesgo ya que al limitarse su acceso a alimentos y también están expuestos a adquirir comida con menor calidad nutricional.

Hernández Cordero mencionó que las repercusiones a la salud mental pueden provocar cambios en las conductas alimenticias, es decir, comer por ansiedad y estrés, así como un incremento en la ingesta de comida con alto contenido calórico.

Al respecto, la académica resaltó la importancia de mantener programas y acciones de apoyo a las familias con menores ingresos; así como la generación de políticas públicas enfocadas a las poblaciones vulnerables: el sector informal, personas desempleadas, hogares con mujeres embarazadas y lactando.

Se tambalean pilares alimentarios

De acuerdo a un grupo de investigadores del del Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI por sus siglas en inglés), señalaron en un artículo publicado en la revista Science, que aunque el mundo no se ha enfrentado a una gran escasez de alimentos, sí se han producido perturbaciones en la seguridad alimentaria internacional.

Agregaron que la pandemia está afectando a cuatro pilares de la seguridad alimentaria: el acceso a los alimentos, su disponibilidad, su uso y su estabilidad.

De acuerdo con la investigación, más de 90 millones de personas en el mundo podrían caer en pobreza extrema. “La gente en extrema pobreza no tiene suficientes recursos para comprar los alimentos que se necesitan para evitar el hambre y la desnutrición”, recalcaron.

Asimismo, afirman que los hogares pobres destinan el 70 por ciento de sus ingresos a la alimentación, lo cual provoca que su seguridad alimentaria sea “especialmente vulnerable” ante las perturbaciones en los ingresos.

“Mucha gente va a caer en la pobreza y no podrá comprar alimentos. Antes, las causas que más agravaban este problema eran los conflictos armados o los problemas climatológicos. Ahora es la COVID-19”, afirmaron.


Te puede interesar: Pandemia, podría aumentar suicidios en México 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.