De Imposible a posible, con tu ayuda

Imposible genera una experiencia en las personas que ayudan, pues adquieren playeras, fundas de celular o mercancía de la campaña y se vuelven parte de un movimiento presente en redes sociales.


Imposible


En medio del caos que la pandemia de COVID-19 trajo a México y al mundo, un grupo de jóvenes se unieron para lograr lo Imposible y activar a parte de la población para ayudar y brindar apoyo a decenas de familias en situaciones difíciles y de pobreza. La campaña Imposible, demuestra que todo es posible.

Imposible es una campaña creada inicialmente por Óscar Telumbre, José Telumbre, Luisa Caballero y Mariana Regueira, todos ellos son jóvenes de entre 22 y 26 años, que al ver las afectaciones económicas y de salud que la pandemia estaba causando en gente cercana a ellos, decidieron emprender socialmente y crear un movimiento que con el tiempo se ha consolidado como una empresa.

Una generación de emprendedores sociales

“Más allá de ayudar, siempre hemos tenido ganas de hacer cosas diferentes y creativas”, comentó Óscar Telumbre, fundador y encargado de edición de videos de Imposible, y recalcó que durante mucho tiempo él y sus compañeros estuvieron pensando en ideas para poder emprender y ayudar a las personas, con la llegada de la pandemia se materializó.

Luisa, José y Óscar son vecinos y viven en Puebla, y Mariana era la mejor amiga de Óscar que vive en Ciudad de México, desde que iniciaron el proyecto los emprendedores no han podido reunirse físicamente con Mariana. “A todo el equipo los considero mis amigos, aunque no los conozca en persona. Sé que todos tienen cosas que hacer; pero todos nos entregamos y le dedicamos tiempo a Imposible”, comentó Mariana Regueira.

Luisa Caballero, fundadora y diseñadora de estrategias en redes sociales, explicó que la idea de crear Imposible surgió cuando los jóvenes se toparon con la historia de Martha, una mujer que necesitaba dinero por su situación vulnerable, los jóvenes la que comenzaron a ayudar por medio de venta de playeras que ellos fabricaban. Con el tiempo no sólo vendieron playeras, también fundas de celulares que hechos en colaboración con una artista, y pinturas creadas un pintor. No sólo la historia de Martha fue conocida, también comenzaron a llegar varias historias de personas que necesitaban ayuda.

Imposible consiste principalmente en identificar a una persona con alguna necesidad específica y tratar de hacer todo para ayudarla. Luisa Caballero aseguró que Imposible trabaja por equipos, de voluntarios que se suman para ayudar, se les entrega una cantidad de mercancía y se les da una meta, los equipos trabajan para vender la mercancía, llegar a la meta y así ayudar a una persona o una familia.

De alguna manera los equipos adoptan historias de familias o personas, para poder trabajar para ayudarlas. Las historias que las familias necesitadas mandan son videos que los jóvenes se encargan de grabar y editar; en ellos, personas en pobreza, con problemas y necesidades límite explican cuál es su situación, y los videos son publicados en las redes de Imposible para que las personas puedan ver las historias y motivarse para hacer posible la ayuda.

“La mayoría de la gente que nos contacta ya tiene sus equipos, y con sus amigos o familia se juntan para ayudar y tomar una historia”, comentó José Telumbre y subrayó que también hay quienes contactan con Imposible para ayudar una historia en específico, a esas personas se le integra en grupos donde haya personas trabajando con esa historia. José Telumbre indicó que al momento hay decenas de personas trabajando con las historias y ayudando. Hay gente de Chihuahua, Ciudad Juárez, Veracruz y varias localidades simadas a Imposible.

Además, Imposible trabaja para que más emprendedores se sumen y se pueda vender más mercancía y con ello ayudar a más personas. “Queremos ser parte de una generación de emprendedores sociales que ayude a otros emprendedores a que sus productos funcionen, para ayudar a otros pasar de una economía colaborativa a una economía solidaria”, comentó Óscar Telumbre. Los jóvenes esperan que en las próximas semanas Imposible tenga pulseras, macetas y otros artículos.

Finalmente, los jóvenes aseguraron que es satisfactorio el crecimiento tan increíble que han logrado y las personas que han ayudado. “Imposible me vuelve loco, me encanta, me apasiona”, comentó Óscar, mientras Luisa aseguró que “el tema de ayudar va más allá de ser un buen ciudadano, es una vocación” y compartió que una de las personas que Imposible ayudó está escribiendo un libro y pidió el nombre de todos los que la ayudaron para incluirlos.

Para conocer más historias y sumarte como voluntario o si tienen una empresa y quieres participar con tus productos o artesanías, entra a www.imposible.mx o contacta con los líderes de la campaña en sus redes sociales Instagram o Facebook.

Arte con causa, para Laura y William

Una de las historias más importantes que Imposible tiene actualmente es la de Laura y William.

Laura es la mayor de tres hermanos, sus dos padres están enfermos de COVID-19 y William, uno de los hermanos necesita una operación para atender una hernia misma que cuesta 10 mil pesos y cada día que pasa sin ella su vida corre peligro. Sin embargo, las condiciones económicas de la familia no son favorables, pues los padres de Laura están enfermos, no pueden trabajar y no tienen el dinero para costear la intervención quirúrgica de William. Imposible, en conjunto con el artista Roy, se unieron para crear y vender una serie de serigrafías para ayudar a William a pagar su tratamiento.

Los cuadros tienen un valor de 2 mil pesos, y cada uno es un diseño exclusivo, por lo que llenarán de color y vida el espacio en donde se coloquen. El tiempo corre y mientras más pase, la salud de los padres de Laura y de William está en peligro. Tú puedes hacer la operación de William posible adquiriendo uno de los cuadros y así ayudar a una familia a ver la luz en la oscuridad.

Puedes visitar la página de Imposible para adquirir un cuadro que ayude al señor William.

 

Te puede interesar: En 24 horas, héroes alimentan a miles

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.