Ya no hay lugar para los muertos

Algunos cementerios ya están saturados; sin embargo, el ciclo natural de la vida demanda espacios para depositar los restos de los muertos. La situación se presta para abusos contra familiares.


Cementerios saturados / Tumbas abandonadas


El destino final de los que mueren corresponde a un cementerio, pero hay localidades en las que ya no hay lugares disponibles para inhumar los restos de sus seres queridos y lo que es un proceso doloroso se convierte también en burocrático en la búsqueda de un espacio.

La falta de lugares en los cementerios ha llevado a las autoridades correspondientes a revisar los registros y desalojar a los irregulares, es decir, de los que ya no se recibe pago, en algunos hay excepciones con los que tienen título de perpetuidad.

En algunos otros lugares, los familiares tienen que solicitar permiso para compartir con algunos otros muertos una fosa que, en ocasiones, puede contener los restos de más de dos personas.

Según medios locales, en el cementerio municipal de Nuevo Laredo en Tamaulipas, hay 18 700 tumbas, las cuales contienen de cuatro a seis gavetas, y en algunas hay hasta 15 personas enterradas. En otras localidades, como Juchitán, en Oaxaca, se ha permitido sepultar cuerpos en espacios ya ocupados, siempre y cuando la última inhumación tenga una antigüedad de siete años como mínino.

En la Ciudad de México se prevé que la capacidad de los camposantos sea superada en 10 años. Ante ello, el año pasado el diputado Víctor Hugo Lobo propuso la Ley de Servicio de Cementerios para regular la construcción de nuevos espacios destinados a dicho fin.

Uno de los objetivos sería reducir y cerrar vacíos normativos para evitar abusos, engaños e irregularidades. Entre los requisitos, se requerirá de autorizaciones de las autoridades sanitarias y de ambiente, las cuales deberán considerar aspectos técnicos como la superficie del terreno, la localización, topografía, permeabilidad del predio y planos correspondientes.

Asimismo, la iniciativa pretende evitar la corrupción que se da en estos lugares. El legislador perredista denunció que, debido a la saturación de algunos camposantos en la capital del país, se da la venta clandestina de fosas, falsificación de certificados de perpetuidad, profanación de tumbas e inclusive el tráfico de restos humanos, además de que no hay controles administrativos.

También lee: 160 años sin respeto a los difuntos 

Desalojan a los muertos

Ante la saturación de los cementerios locales, en la capital de Querétaro, se ha lanzado una campaña de exhumación y cremación con el objetivo de combatir la saturación, pues de las 35 742 fosas, sólo están disponibles 2 641, es decir, 7.38%.

Como parte de la campaña, que aplicará hasta el último día del año, se ofrecen ofertas en el costo de los permisos de exhumación, cuyo costo bajará de 316 pesos a 106, y de cremación pasará de 232 pesos a 106 pesos.

Cuando se presentó la campaña, el director del Registro Civil, José Luis Romero Montes, señaló que en la jornada del año pasado lograron hacer 251 exhumaciones, y esperan que en esta ocasión lleguen hasta las 500 exhumaciones.

 

Te puede interesar: Quieren hacer abono con cadáveres

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.