Las universidades deben apostar al desarrollo humano

“Las universidades deben trabajar por formar a profesionistas con responsabilidad social, pero también con vocación social”, recalcó Santiago García Álvarez, rector de la Universidad Panamericana, campus Ciudad de México.


El papel de las universidades en México


Durante el congreso Instituciones públicas y educativas en pos del bien común, celebrado en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), rectores de diversas universidades participaron en la mesa redonda “Las universidades como actores de un futuro común en México”, que tuvo el objetivo cuestionar el papel social y político de las universidades y su responsabilidad en el futuro de México.

El doctor Emilio José Baños Ardavín, rector de la UPAEP, fue moderador de la plática que sostuvieron Javier Iguiñiz Echeverría de la Pontifica Universidad Católica de Perú; Alfonso Esparza Ortiz, rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y Santiago García Álvarez, rector de la Universidad Panamericana, campus Ciudad de México.

Las universidades y su rol por el bien común de México

Baños Ardavín cuestionó a los participantes el rol social de las universidades y qué responsabilidades tienen en la creación de un futuro común y compartido con México. Santiago García Álvarez, de la Universidad Panamericana, indicó que las universidades son de vital importancia, pues forman parte de un ecosistema en el que se involucra el poder público y la sociedad, y explicó que “a veces las universidades se equivocan, pues viven a espaldas de lo que sucede en el mundo”, cuando las universidades siempre deben actuar a partir de lo que sucede a su alrededor.

“Las universidades deben trabajar por formar a profesionistas con responsabilidad social, pero también con vocación social”, recalcó García Álvarez y subrayó que el perfil de los egresados debe encaminarse hacia cuestiones sociales profundas y ese objetivo se logra cuando las universidades tienen como su meta más importante a la persona y su formación.

El rector de la Universidad Panamericana comentó que si una universidad no se plantea colaborar en buscar soluciones para los problemas de su comunidad, estado o país no está apegada a las necesidades del mundo actual, pues “las universidades tienen un rol social de transformación”, que se logra en gran parte por medio de las investigaciones y la libertad de cátedra que existe en esas instituciones.

En otra perspectiva, Javier Iguiñiz Echeverría, de la Pontifica Universidad Católica de Perú, compartió con los asistentes que esa casa de estudios es sumamente humanista y abierta a ideas ajenas, y por esa razón se ha convertido en una de las instituciones más influyentes de Perú. Además, aplaudió los movimientos estudiantiles, no sólo de su país, también de México y el mundo, e indicó que los movimientos estudiantiles y los jóvenes tienen un gran papel dentro de la democracia.

Para finalizar la primera ronda, Alfonso Esparza Ortiz, rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, afirmó que sin duda las universidades deben ser formadoras, críticas e investigadoras y detalló que “una universidad no sólo es un establecimiento, también es un organismo vivo, el corazón de una sociedad y la esperanza para miles de familias”.

Esparza Ortiz recalcó que las universidades deben poner especial atención en expandir la educación, pues hay miles de familias que anhelan una transformación social con la que puedan romper con las desigualdades.

Además, el rector de la BUAP explicó que, con base en el World Economic Forum, se deben formar ciudadanos y ciudadanas capaces de adaptarse a sus entornos, resolver problemas, ser creativos y tener un pensamiento crítico, no sólo prepararlos para ser trabajadores. “Las universidades deben ser críticas y tienen que preparar estudiantes que sepan y cuestionen, deben estar en constante evolución”, explicó Alfonso Esparza.

Para concluir el primer segmento de la mesa redonda, Esparza Ortiz aseguró que es una prioridad poner en el centro a la persona, “pues las universidades son el último espacio de formación del ser humano, encargadas de potencializar habilidades para enfrentar retos”.

Puedes leer: El examen de admisión, un filtro necesario

Universidades deben promover el desarrollo humano

Profundizando en la misión de las universidades de apoyar el desarrollo humano de la persona, Santiago García, rector de la Universidad Panamericana, explicó que hay organizaciones que toman muy en serio el valor de las personas y aseguró que es un factor que debe ser aprovechado, muchas veces la sociedad responde al qué y cómo, pero hay carencia en el por qué y el para qué, y eso se ve reflejado en la falta de sentido de vida de algunos jóvenes.

Javier Iguiñiz Echeverría, de la Pontifica Universidad Católica de Perú, expresó que el desarrollo humano es una ampliación de la libertad que da paso al florecimiento humano y comentó que promover la humanización y solidaridad es un reto constante, pero necesario.

Finalmente, Alfonso Esparza Ortiz, rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, afirmó que se deben dar las herramientas necesarias a los estudiantes para tener oportunidades y puso como ejemplo las condiciones que enfrentan jóvenes de escasos recursos, pues aunque asisten a clases no tienen los medios para alimentarse, pasan el día con hambre y recorren largas distancias para llegar de su hogar a la escuela y viceversa.

Esparza Ortiz recalcó que más allá de que las universidades exijan promedios excelentes para otorgar becas y oportunidades a jóvenes de cambiar su realidad, se deben tomar en cuenta factores como la vulnerabilidad y el entorno que rodea a esos muchachos. Alfonso Esparza indicó que es importante desarrollar mayores oportunidades para tener educación media superior, así como destacar la importancia única, como personas y seres humanos, de cada uno de los jóvenes.

 

Te puede interesar: AMLO debe cumplir y dejar de prometer

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.