“Marea Verde”: Abortismo provocador e intolerante

El movimiento feminista en favor del aborto se ha extendido a varios países de América Latina cuyas leyes protegen la vida desde la concepción hasta la muerte natural.


Movilización


Piden respeto, pero no son capaces de tolerar las creencias de los demás. Su movimiento multitudinario y mediático, que atenta contra un ser con vida en el vientre materno, bajo el argumento de “mi cuerpo, mi decisión” se ha mostrado radical y violento hacia las personas ajenas al movimiento.

Originado en Argentina y extendido en varios países de América Latina, la denominada “Marea Verde” es un movimiento feminista que busca la despenalización del aborto. Las mujeres que participan en el movimiento suelen identificarse, como parte de su vestimenta o accesorios, con un pañuelo verde con la leyenda “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar. Aborto legal para no morir”.

En cada una de sus movilizaciones y en la vida diaria, portan con orgullo el pañuelo verde que apoya la cancelación de la vida de un ser humano en gestación.

El movimiento proaborto logró visibilidad en todo el mundo el año pasado cuando, en Argentina, los legisladores discutían la despenalización del aborto hasta 14 semanas después de la concepción: en la Cámara de Diputados de Buenos Aires, con apenas unos votos de diferencia, se aprobó con 129 sufragios a favor y 125 en contra; pero en el Senado no prosperó, pues fueron 38 los votos que dijeron ‘No’, y 31 los que estaban a favor del asesinato del nonato.

A pesar de las movilizaciones en las inmediaciones de los recintos legislativos, ni el ruido ni las consignas funcionaron: en Argentina se optó por la vida.

Transgredir las creencias de los demás

La libertad de expresión termina cuando se transgreden los derechos de alguien más. En ese sentido, en las marchas, a algunas de las integrantes del movimiento que usan el pañuelo verde no les basta gritar consignas en las que exigen la despenalización del aborto, sino que también se manifiestan con insultos o mofas contra los que piensan diferente; incluso, a su paso dañan propiedades ajenas.

El movimiento promotor del aborto, quiere ‘dejar huella’, que volteen a verlo, pero lo hace de la peor manera, con pintas en propiedades privadas: los principales puntos dañados son templos de religiones que defienden la vida. Choque de ideas que, parece, quienes piden tolerancia no son capaces de tolerar.

Han llegado a provocar pintas, destrozos e incendios. Su huella distintiva es la consigna ‘Aborto legal’.

De acuerdo con ACI Prensa, que ha dado puntual seguimiento al tema del aborto en diferentes lugares del mundo, en Argentina, desde que fue rechazada la iniciativa para legalizar el aborto, diversos templos católicos han sido blanco de ataques. Un encuentro de mujeres fue el pretexto perfecto para atacar con bombas molotov el edificio municipal de la provincia argentina Trelew, así como hacer pintas en un templo.

En el mismo país, las activistas no han mostrado respeto por el credo de los demás. En agosto de 2018, las activistas robaron y profanaron la imagen que representa a la Virgen María y le colocaron uno de los pañuelos verdes que distinguen a la marea proabortista.

Otra de las características de las participantes en movilizaciones de este tipo es que cuando cometen las faltas administrativas, cubren parte de su rostro o a veces lo hacen subrepticiamente.

El pasado fin de semana, en la Ciudad de México, el grupo en favor del aborto Marea Verde Mx, convocó por medio de redes sociales a reunirse en las inmediaciones del atrio de la iglesia de San Francisco para la grabación de un video. Todo se llevó a cabo con calma, pero el punto de encuentro fue, de manera intencionada, un recinto cultural y religioso.

Por la tarde de ese mismo día se llevó a cabo, del Monumento a la Madre al Zócalo capitalino, una movilización en las que algunas de las participantes protagonizaron disturbios, hicieron pintas y causaron daños a la Catedral Metropolitana y a otros lugares, como la Cámara de Comercio de la Ciudad de México.

Hasta el momento, no hay información sobre personas detenidas por la serie de actos vandálicos. El comunicado del gobierno de la Ciudad de México con respecto a la movilización feminista sólo da reporte de saldo blanco, a pesar de los desmanes que causaron algunas de las participantes.

 

Te puede interesar: La intolerancia feminista 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.