Transporte: baja tarifa, mal servicio

Concesionarios del transporte de la Ciudad de México exigen un incremento en la tarifa y descartan convertirse en empresa gubernamental.


Transporte Público


Integrantes de la Fuerza Amplia de Transportistas (FAT) exigen al gobierno autorizar un incremento en la tarifa actual, garantizar su independencia como transporte público y no ser convertidos en una empresa gubernamental como ocurre con el Metrobus.

Según Nicolás Vázquez Figueroa, vocero del grupo de transportistas, desde hace 25 años, los gobiernos de la capital han obligado al transporte concesionado a mantener una tarifa “política” que ha dañado la economía de los concesionados.

Integrantes de la FAT aseguran que tienen que subsidiar con entre 6 y 8 pesos por viaje a cada una de las personas que utilizan el transporte. A pesar de que, por ser zona metropolitana, el costo de gasolina, diésel, insumos y servicios de mantenimiento es igual en la Ciudad de México que en el Estado de México, la tarifa en esta última entidad es de entre 12 y 14 pesos, mientras que en la capital del país es de entre 5 y 7 pesos.

Vázquez Figueroa puso como ejemplo al Red de Trasporte de Pasajeros (RTP), ahora M1, en la cual, desde hace dos años, el costo del pasaje debería haber sido de $10.15, y hoy, de $13.20; no los $2 o $4 que cuesta.

Además, el vocero de la FAT dice que en caso de convertirse en una red única, como el gobierno de la Ciudad ha propuesto, perjudicaría aún más los ingresos de los choferes y dueños del transporte concesionado.

Te podría interesar: Endurecen leyes fiscales 

Hoy en día, asegura Vázquez Figueroa, con la tarifa actual de transporte están dejando de percipir al menos 50% de los ingresos que deberían tener si hubiera una tarifa justa, y en caso de convertirse en empresa llegarían quebrados, porque la mitad de lo que hoy perciben se iría en el pago de compromisos fiscales y seguridad social para los conductores, lo cual provocaría su gradual desaparición.

Una de las quejas de la sociedad es que los transportes públicos concesionados están en su mayoría deteriorados y con pocas condiciones de seguridad.

Al respecto, el vocero de la FAT indicó que eso se debe precisamente a la falta de aumento en la tarifa, pues el parque vehicular del transporte gubernamental de la Ciudad de México ha sido cambiado en varias ocasiones, pero con dinero de todos los contribuyentes de la capital, mientras que ellos no tienen los recursos necesarios para poder hacer el cambio de unidades.

Por tal motivo, Vázquez Figueroa puso de ejemplo al Sistema de Transporte Metrobús, el cual, en palabras del director general de ese transporte, Roberto Capuano Tripp, se encuentra quebrado. La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, y el secretario de Movilidad, Andrés Lajous, han dicho que en los últimos 3 años han tenido que entregar 3 200 millones de pesos en subsidio para que las unidades puedan continuar en operación; “si fuera eficiente, en lugar de arrojar pérdidas y recibir subsidio, el Metrobús debería caminar sin ayuda financiera del gobierno”, expresó el vocero de la FAT.

 

Te puede interesar: La cortesía al volante es inteligente 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.