Mejora la educación, pero no su calidad

En México hay un profesor por cada 34 alumnos, mientras que la media en países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es de uno por cada 14 estudiantes.


 Día Internacional de la Alfabetización


Tener acceso a la educación no debe ser un privilegio, es un derecho fundamental que se reconoce tanto a nivel nacional, como internacional; pues, de acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), todos los niños y adolescentes tienen derecho a una educación gratuita.

En el marco del Día Internacional de la Alfabetización, establecido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) con el objetivo de destacar los logros de gobiernos y sociedad civil en materia de educación, en México se debe trabajar por reducir los niveles de analfabetismo y mejorar la calidad en la educación.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 1990, 12.4% de la población mexicana era analfabeta y en 2015 esa cifra se redujo significativamente a 5.5%. Sin embargo, según el reporte Derecho a la Educación elaborado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la educación en México es insuficiente, desigual y de dudosa calidad.

Hay un profesor por cada 34 alumnos; 4 de cada 10 primarias tienen computadoras e internet disponible para alumnos; 6 de cada 10 jóvenes habitantes de comunidades rurales viven aislados y sin ninguna institución educativa cercana y 40% de los maestros en todo el país carecen de las capacitaciones necesarias para enseñar. Ésas son algunas de las razones por las que la educación en México no es de calidad.

Puedes leer: Se acabó el apoyo a la inteligencia

Educación de calidad, un trabajo en equipo

Fernando Palacios Vargas, docente con más de 15 años de experiencia en primaria y secundaria, indicó que la educación llega a ser buena y de calidad cuando profesores, alumnos, padres de familia y sobre todo las autoridades cumplen sus respectivas partes y trabajan en equipo.

“Para que los docentes puedan capacitarse adecuadamente, las autoridades deben de generar las condiciones necesarias tanto en programas y actualizaciones, como en instalaciones”, aseguró Palacios Vargas, y explicó que en la mayoría de los casos y más en escuelas públicas, obligan a los maestros a “hacer magia” con los pocos recursos que tienen.

Además, recalcó que las comunidades rurales son poco consideradas, pues las necesidades de un niño indígena son diferentes a las de un niño que vive en la ciudad.

Palacios Vargas explicó que algunas veces construyen escuelas muy equipadas y con buenas instalaciones en el campo; sin embargo, para que la mayoría de niños llegue a estudiar tienen que caminar 2 horas, “el gobierno debe prever eso, pues si no hay alumnos, debido a la falta de transporte, no habrá quien utilice las instituciones”.

Según datos de Coneval, 1.4 millones de niños y jóvenes invierten demasiado tiempo en el traslado a sus instituciones y las escuelas rurales e indígenas siempre son las últimas en recibir libros de texto gratuitos.

Por otro lado, Fernando Palacios afirmó que la educación es un derecho que debe ser igual para todos, sin importar nivel económico, clase social o ubicación. “Reducir el analfabetismo no sólo beneficia a los ciudadanos, también fortalece a la nación y le da oportunidades de mejorar en general su calidad de vida”, finalizó Palacios Vargas.

Aunque en México han aumentado los niveles de alfabetización, y según Otto Granados Roldán, subsecretario de Educación Pública, tenemos “un país plenamente alfabetizado”; la educación que se brinda a los niños y jóvenes debe ser buena, no a medias ni de mala calidad.

 

Te puede interesar: México aún sufre de analfabetismo

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.