Millones de abuelos abandonados en México

Muchas ancianas afirman que que sus hijos las llevaron a asilos públicos y les prometieron que volverían, “pero eso nunca pasa, ellos nunca vuelven”, comentó Carolina N voluntaria en el asilo Villa Mujeres.


Día del Abuelo


Es casi imposible recordar nuestra infancia sin la presencia de nuestros abuelos, pues con su amor y sabiduría llenaron nuestra joven vida de lecciones y aprendizajes. Como todo ser humano los abuelos se equivocan y tienen buenos y malos momentos, pero nunca pierden nuestro respeto y admiración.

Los abuelos dedicaron su juventud a mejorar la calidad de vida de sus familiares y de toda la sociedad, y en el marco del Día del Abuelo, celebrado cada 28 de agosto, es lamentable tener que reconocer que en México 16% de las personas mayores de 60 años viven en total abandono.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Población (Conapo), 13 millones de abuelos han sido abandonados conscientemente por sus familiares o por el gobierno. La mayoría de esas personas se refugia en asilos públicos, donde constantemente se violan sus derechos humanos y no se les da un trato digno.

Según Margarita Maass Moreno, investigadora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH), en 2025 las personas mayores de 60 años alcanzarán los 25 millones y el problema de darles una vejez digna aumentará. Maass Moreno explicó que entre las causas principales de abandono están las enfermedades físicas y mentales, así como la falta de recursos económicos.

Aunque hay iniciativas para ayudar a que los adultos mayores puedan tener un sustento y sentirse útiles –como el Programa de Empacadores Voluntarios que promueve el Instituto Nacional de Personas Adultas Mayores (Inapam)–, los esfuerzos son insuficientes.

Asilos públicos, la pesadilla de los abuelitos

Carolina N., quien prefirió no mencionar su nombre real ni su apellido, es voluntaria en el asilo Villa Mujeres que se ubica en la alcaldía Gustavo A. Madero. El albergue recibe a mujeres de cualquier edad, principalmente mayores de 60 años.

La voluntaria indicó que la principal razón por la que las mujeres acaban en el asilo es que sus familiares las dejan y nunca vuelven. “Cada vez que platico con ellas, muchas me dicen que sus hijos las llevaron y les prometieron que volverían, pero eso nunca pasa, ellos nunca vuelven y las señoras entran en grandes depresiones por ese abandono”.

Además, Carolina afirmó que muchas de las abuelitas tienen estudios universitarios y hasta doctorados, pero que tristemente, cuando llegan a la llamada tercera edad, muchas son despedidas y pierden las oportunidades de encontrar nuevos empleos, por lo que sus hijos tuvieron que empezar a mantenerlas.

“Luego de mantener a sus madres por un tiempo, muchos hijos comienzan a cansarse y buscan una solución rápida y poco informada, pero traer a sus madres a lugares de ese tipo es como decirles ‘no te quiero’”, aseguró la voluntaria respecto a las acciones que toman cientos de personas de abandonar a sus madres.

“En todos los edificios se percibe un fuerte olor a orines, las viejitas pasan horas con pañales que no se les cambian o, si alguna enfermera decide hacerlo, lo hace con malos modos”, explicó Carolina, además comentó que la falta de atención psicológica en el albergue es un problema grave, pues es claro que muchas internas tienen diferentes traumas y trastornos.

Finalmente, Carolina N. lamentó las condiciones en las que viven cientos de mujeres, e invitó a que la sociedad tome consciencia sobre todo lo que los abuelos sufren cuando son abandonados en asilos y albergues públicos. “Debemos ocupar nuestro lugar como sociedad y apoyar a las personas vulnerables, en lugar de hacerlas a un lado”.

Hoy, en el Día del Abuelo, es triste que millones sigan abandonados, pese a que entregaron su vida a sus familias o al trabajo por la sociedad.

 

Te puede interesar: Para estudiar no hay edad

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.