De Pueblos Mágicos a pueblos fantasma

El programa de los Pueblos Mágicos no tiene presupuesto asignado para 2019; sus representantes temen por las afectaciones a las 121 localidades bajo esa denominación.


Pueblos Mágicos en peligro 


Cuando una localidad es denominada como Pueblo Mágico es beneficiada en el aspecto de mejoramiento de la infraestructura y en la creación de empleos. La tarea depende de tres participantes claves: el gobierno, la comunidad y la iniciativa privada.

Mineral de Pozos es una ciudad ubicada en el municipio de San Luis de la Paz, en el estado de Guanajuato. En el porfiriato cobró importancia debido al descubrimiento de pozos mineros de oro, plata, cobre y zinc.

La actividad minera logró que la ciudad creciera. En su mejor momento alcanzó hasta los 25 mil habitantes. Pero a mediados del siglo pasado, cuando las minas dejaron de ser rentables, los lugareños abandonaron la comunidad en busca de mejores condiciones de vida.

Fue así que Mineral de Pozos dejó de ser una localidad en desarrollo y se convirtió en un “pueblo fantasma”, pasando décadas en el olvido, hasta que en 2012, fue nombrado Pueblo Mágico. El secreto fue el esfuerzo conjunto del gobierno y la iniciativa privada, que lograron poco a poco la repoblación y posteriormente la atracción de turistas.

El caso de Mineral de Pozos es un ejemplo de éxito del programa Pueblos Mágicos que en 2018, operó a nivel nacional con un presupuesto de 580 millones de pesos.

Actualmente, el programa turístico desarrollado por la Secretaría de Turismo no recibe presupuesto del gobierno federal, no fue considerado en el paquete económico de 2019.

La Asociación Nacional de Comités Ciudadanos de los Pueblos Mágicos, que representa a las 121 localidades bajo la denominación de Pueblos Mágicos, expuso su preocupación y exige a los legisladores reflexionar sobre la importancia del programa, que antes del recorte había beneficiado a 2.2 millones de habitantes.

En un comunicado publicado en su cuenta de Twitter, la Asociación señala que el programa de Pueblos Mágicos fortalece y enriquece el proyecto turístico nacional y que, a la vez da vida y sustento a familias de las 121 localidades.

“No distinguimos una perspectiva efectiva por parte de Sectur para dar seguimiento al programa Pueblos Mágicos”, denuncian.

Indican los asociados que la falta de claridad de la actual administración en la toma de decisiones da pie a especulaciones, pues pareciera que no existe interés y se pretende abandonar el tema.

En ese sentido, la Asociación Nacional de Comités Ciudadanos de los Pueblos Mágicos pide, de manera urgente, una reunión de trabajo con la Sectur.

Y es que la última vez que la Sectur se pronunció al respecto dijo que estaba contemplando la revitalización de los Pueblos Mágicos existentes pero con inversión de la iniciativa privada y gobiernos locales, al 50 por ciento por cada parte

El temor de perderlo todo

La Asociación Nacional de Comités Ciudadanos de los Pueblos Mágicos expresó su preocupación por la cancelación del presupuesto a los Pueblos Mágicos, pues ello implicaría afectaciones en el desarrollo de la actividad turística de las 121 localidades.

Además, el empleo en las micro y pequeñas empresas se vería afectado; y prevén que se produzca una pérdida de inversión pública y privada en infraestructura.

También temen que se descuiden los proyectos para incorporar a los Pueblos Mágicos a la agenda 2030 impulsada por la Organización de las Naciones Unidas.

Asimismo, señalan que con el programa Pueblos Mágicos se han detonado más de 6.2 mil millones de pesos en inversión turística, se operan más de dos mil 984 hoteles e inclusive se cuenta con 35 áreas naturales protegidas y 21 zonas arqueológicas.

 

Te puede interesar: La “austeridad republicana” cuesta caro 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.