Tras pandemia, trabajadoras sexuales enfrentan una dura realidad

De acuerdo con encuestas de la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”, la mayoría de trabajadoras sexuales son madres de familia y de su ingreso dependen de cuatro a cinco personas.


 


En el marco del Día Internacional de la Trabajadora Sexual, 02 de junio, la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez” destacó que tras la crisis económica causada por la pandemia de COVID-19 el número de trabajadoras sexuales en las calles de Ciudad de México se duplicó y los ingresos de ese sector cayeron.

De acuerdo con datos de la brigada, antes de la pandemia se contabilizaban cerca de siete mil 700 servidoras sexuales en las calles de la capital, pero luego de la pandemia, la cifra se disparó, y siete mil 500 mujeres más optaron por adoptar ese trabajo, alcanzando una cifra total de 15 mil 200 sexoservidoras.

De las siete mil 500 mujeres que se volvieron sexoservidoras tras la pandemia, 40 por ciento ya había dejado el trabajo sexual y por problemas económicos tuvo que regresar a las calles; 40 por ciento se inició en el oficio a raíz de la pandemia y 20 por ciento no tiene muy clara su situación.

Por otro lado, Elvira Madrid, directora de la Brigada Callejera, indicó que “la pandemia ha precarizado la situación de las trabajadoras sexuales independientes, pues sus ingresos han disminuido hasta en un 70 por ciento”. La mayoría de trabajadoras sexuales son madres de familia y de su ingreso dependen de cuatro a cinco personas.

Muchas de las mujeres que son trabajadoras sexuales y las que optan por entrar en ese oficio, fueron orilladas a vivir esa vida debido a la violencia, pobreza, marginación y falta de oportunidades. La mayoría piensa que es así como se solucionan sus problemas y consideran que no son aptas para dedicarse a otras cosas.

Trabajadoras sexuales sin apoyos de ningún tipo

“Las trabajadoras sexuales se han enfrentado a una realidad complicada, que se ha agudizado durante la pandemia”, destacó la Brigada Callejera y compartió que las mujeres deben enfrentar extorsiones de policías, violencia y peligros en las calles, delincuencia organizada y falta de acceso a programas públicos, entre ellos a muchos de salud.

Elvira Madrid explicó que a nivel nacional se ha registrado un aumento del 20 por ciento en las infecciones de transmisión sexual, pues muchos clientes piden servicios sin protección a cambio de más dinero y, por la necesidad económica, muchas mujeres aceptan, exponiendo su salud a enfermedades graves.

Finalmente, Brigada Callejera hizo un llamado a que se reconozcan los derechos de las trabajadoras sexuales, se generen políticas públicas que las protejan y dignifiquen, y se les incluya en programas públicos, pues es un sector vulnerable y desprotegido que requiere apoyo.

Durante la pandemia y desde años antes, la brigada ha brindado servicios de salud para las trabajadoras sexuales, entre ellos medicina general, salud sexual y reproductiva, apicultura, atención psicológica, asesoría legal, apoyo para combatir la trata de personas y seguimiento de casos que requieren hospitalización.

 

Te puede interesar: Mejoran cifras de empleo en abril: Inegi

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.