Urgen a negociar un nuevo pacto fiscal

Un nuevo pacto fiscal deberá buscar que tenga validez para los próximos 20 años, ya que el largo plazo hace que se equilibren las pasiones y que se encuentren beneficios duraderos, afirmó el presidente de la Coparmex.


Recursos equitativos


Legisladores, gobernadores y empresarios coincidieron en la necesidad de llevar a cabo una Convención Nacional Hacendaria que ponga fin al centralismo fiscal, y en el que se involucren los municipios y entidades federativas, para formar así parte de la verdadera distribución de ingresos tributarios, lo que significa actualizar un anticuado sistema de coordinación fiscal.

Así lo expresaron distintas voces que fueron escuchadas en el Foro Virtual Reforma Fiscal 2021, que organizó la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), donde quedó de manifiesto que es urgente y necesario revisar el actual pacto fiscal, toda vez que los recursos que destina el gobierno federal no son proporcionales a los esfuerzos y aportaciones que cada entidad hace.

Vicepresidente Nacional de Justicia y Asuntos Tributarios de la Coparmex, Esquer Félix, aclaró que tal y como ahora está instrumentado el pacto fiscal resulta “inequitativo entre los estados, en una fórmula que sólo considera como variables el número de habitantes y la recaudación generada por cada entidad. Pero desde luego que no premia a los estados que más esfuerzos hacen para recaudar y que cuentan con sistemas de recaudación más modernos (...). Además, los estados que menos aportan son los que más recursos reciben y el esquema actual de la distribución de recursos ha ocasionado una mayor dependencia y no promueve el fortalecimiento hacendario, ni estimula las entidades tributarias locales”.

Por otra parte, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, quien es uno de los mandatarios estatales que conforman la Alianza Federalista y entre sus principales exigencias es que el gobierno federal no centralice sus decisiones como en el caso de la distribución de los recursos federales, propuso que se implementen medidas de compensación o de reciprocidad para los estados que saneen sus finanzas, que generen ahorros, que transparenten sus presupuestos y se sometan a reglas de austeridad e incrementen sus impuestos propios.

Por su parte, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, afirmó que el centralismo cada vez se ha hecho más despótico a partir de la reforma que se llevó a cabo durante el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, en lo que corresponde al gasto federalizado, a partir de 2010 empezó una decaída en términos proporcionales y que “literalmente cae al abismo en los dos años de la gestión del actual gobierno federal, lo que ya marca una tendencia”.

El líder del sindicato empresarial afirmó que para todos los estados, a excepción de Colima, disminuyeron las participaciones federales afectando sus finanzas, lo que se agravó con la llegada del COVID-19 toda vez que han tenido requerimientos extraordinarios que han atendido sin el apoyo de la federación, y aseguró que para sortear estas dificultades, entre otras acciones, “muchos estados, ante la ausencia completa y la indolencia del gobierno federal, han tenido que implementar algún tipo de apoyo fiscal, exención de impuestos o apoyo temporal de empleo”.

De Hoyos Walther dijo que la Coparmex insistirá en el llamado para que se convoque a una Convención Nacional Hacendaria, la cual conduzca a un nuevo pacto fiscal, el cual deberá buscarse que tenga validez para los próximos 20 años, ya que consideró que “el largo plazo hace que se equilibren las pasiones y que se encuentren beneficios duraderos. Todo ello con una verdadera descentralización, con la fórmula del 70/30, que aumentaría hasta en 50 por ciento las capacidades hacendarias de las entidades federativas, para que así presten servicios públicos de calidad y que exista el margen, hoy tan acotado, de realizar obra pública. Además, los estados tienen que aumentar su recaudación y sus esfuerzos por transparentar sus finanzas públicas”.

Renovar es la solución

Por otra parte, el diputado Juan Carlos Romero Hicks, coordinador del Grupo Parlamentario del PAN, aseguró que “el sistema fiscal chorrea aceite y hay que revisar cómo están las cosas; no es un enfrentamiento, es apoyar a la autoridad más próxima y la autoridad más próxima es tu municipio, después es el gobierno del estado y finalmente el gobierno federal”.

Afirmó que el 43 por ciento de la economía del país la aportan los 10 estados representados por la Alianza Federalista, de ahí su importancia como interlocutores en la solución de los problemas que vive el país.

El fin de semana pasado, durante el seminario virtual el Pacto Fiscal organizado por el Colegio de México (Colmex), el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, reconoció que es sano poner en la mesa la discusión de la Ley de Coordinación Fiscal; sin embargo, esta no debe llevarse a cabo sino hasta después de las elecciones del próximo año, pues consideró que "podríamos hacer que incluso una propuesta técnica buena se muriera en el debate político".

A este anuncio, la Alianza Federalista respondió en redes sociales que “no podemos sino aplaudir que admita que es sano tener una discusión si la actual ley de Coordinación Fiscal tiene el mecanismo adecuado para cumplir con la equidad y regresarle lo justo a quienes producen los recursos”.


Te puede interesar: Acuden ante la SCJN para revertir la desaparición de fideicomisos 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.