Repelen violenta manifestación con disparos al aire

De acuerdo a una encuesta sobre la violencia desatada en una manifestación de Cancún, la mayoría señala como responsable a la policía municipal (63.1%), seguida por la policía estatal (29.6%) y la Guardia Nacional (7.3%).



Bianca Alejandrina Lorenzana, una joven de 20 años que vivía en Cancún, Quintana Roo, se sumó a la lista de mujeres desaparecidas, quienes han tenido el infortunio de aparecer sin vida. El hallazgo de su cuerpo desmembrado indignó a la sociedad y fue motivo para que un grupo de jóvenes decidiera manifestarse en la Fiscalía General del Estado y en el palacio municipal de Benito Juárez a fin de protestar por el asesinato y los crímenes en contra de las mujeres.

Algunos jóvenes que participaban en la marcha vandalizaron las instalaciones de la Fiscalía, así como en el palacio municipal, en ambas instalaciones hicieron pintas, rompieron ventanales, quemaron papeles y destrozaron lo que encontraban a su paso.

La entrada principal al recinto del ayuntamiento fue resguardada con protecciones de madera con el objetivo de impedir el paso de los manifestantes, quienes intentaron derribarlas y quemarlas con el fin de poder acceder al edificio. Para repeler la acción, policías municipales salieron de los costados del palacio municipal haciendo disparos al aire ocasionando así la dispersión de los manifestantes, pero también hiriendo a dos reporteros que cubrían la manifestación.

¿Exceso de fuerza?

Una vez que trascendió la información de lo acontecido, Massive Caller levantó una encuesta para conocer la opinión de la ciudadanía al respecto.

En el ejercicio de opinión la casa encuestadora preguntó si creía que fue excesivo el uso de la violencia y el disparo de armas de fuego contra los manifestantes en Cancún, a lo que 78.5 por ciento contestó que fue excesiva; 11.9 por ciento consideró que no fue excesiva y 9.6 por ciento dijo que no sabía.

Por otra parte, también se les cuestionó sobre quién creía que era el responsable de la violencia en la manifestación a lo que el 63.1 por ciento respondió que la policía municipal, 29.6 por ciento señaló a la policía estatal y 7.3 por ciento a la Guardia Nacional.

La encuesta realizada a 600 personas tiene un margen de error estadístico +/- 4.3 por ciento, de acuerdo a la empresa encuestadora Massive Caller.

CNDH asesorará a quejosos

A través de un comunicado de prensa, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reprobó los hechos sucedidos la noche del 9 de noviembre, en las inmediaciones del palacio municipal de Benito Juárez, Quintana Roo, en los que presuntamente elementos policiales repelieron mediante detonaciones de posibles armas de fuego a manifestantes que se pronunciaban en contra de los feminicidios y violencia de género en dicha alcaldía.

Asimismo, hizo un “llamado a las autoridades correspondientes para que se lleve a cabo una investigación objetiva, sin dilación, independiente y seria que evite la impunidad en el presente caso y analice ampliamente el ejercicio de la fuerza pública por los elementos estatales responsables, así como en irrestricto apego a las líneas de indagación vinculada con la labor periodística de las presuntas víctimas del evento”.

La CNDH también señaló que “atenderá el caso ante la demanda de quejosos. Asimismo, en concordancia con el Sistema Interamericano de los Derechos Humanos, reitera que en casos de manifestaciones o protestas sociales los agentes estatales sólo pueden hacer uso de la fuerza estrictamente necesaria y con la finalidad de proteger a las personas presentes en la manifestación.

Caen cabezas

La alcaldesa Mara Lezama explicó que su gobierno lleva a cabo una investigación interna a fin de conocer lo sucedido; sin embargo, advirtió que esta no es la investigación formal, la cual corresponde elaborar a la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo, además recordó que en este estado hay un mando único por lo que el control de las fuerzas de seguridad está en manos del gobierno del estado.

Derivado de los acontecimientos, la presidenta municipal ordenó la separación del cargo del inspector Eduardo Santamaría, que estaba al frente de la policía municipal, en tanto que el secretario general del ayuntamiento de Benito Juárez, Isaac Janix, renunció a su cargo y anunció que retomaría sus actividades como regidor.

Por otra parte, el secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Alberto Capella, ha sostenido que policías estatales no están involucrados en este hecho, y en entrevista con Ciro Gómez Leyva calificó de “estupidez” el intento de dispersar la manifestación disparando al aire.

“La circunstancia se salió de control cuando deciden acudir, por la tarde-noche, al gobierno municipal y las instalaciones no estaban resguardadas de forma debida y la infraestructura ya es muy antigua en condiciones de seguridad para atender el tema si genera más estrés en los policías que al verse superados, al ver una cantidad importante de fuego, probablemente llevaron a cometer cierta estupidez... No hay manera ni forma de justificarlo”, indicó.

Más tarde, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, informó que aceptó la solicitud de separación del cargo de Alberto Capella Ibarra como secretario de Seguridad Pública en lo que se llevan a cabo las investigaciones de lo acontecido en la manifestación.

Te puede interesar: Congelada, iniciativa contra acoso sexual en CDMX

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.