Programas sociales insignia sin claridad de metas

En un estudio del Coneval se observó que seis de los 17 programas insignia del gobierno lopezobradorista no reportaron datos acerca de su cobertura alcanzada en 2019.


Programas insignia


De la mano de la administración lopezobradorista llegaron 17 programas sociales insignia a través de los cuales el gobierno federal busca penetrar en los sectores más vulnerables de la población. La operación de los programas quedó a cargo de siete dependencias federales concentrándose el 70 por ciento en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Secretaría de Bienestar (Bienestar).

Como parte de su labor de evaluar y medir la efectividad de los programas y políticas públicas, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) elaboró el “Análisis de los programas prioritarios al primer año de la Administración 2018-2024”, encontrando entre los principales hallazgos que la mayoría tiene dificultades acentuadas para definir indicadores que les permitan monitorear los resultados alcanzados en sus poblaciones objetivo.

Ante este descubrimiento, el Coneval advirtió que es fundamental mantener la estrategia de acompañamiento técnico orientado a fortalecer el diseño y planteamiento de este tipo de indicadores, así como el establecimiento de metas de los mismos.

El estudio menciona que seis de los 17 programas insignia del gobierno lopezobradorista no reportaron datos acerca de su cobertura alcanzada en 2019, tres de los cuales son programas coordinados por la Sader, mientras que los tres que pertenecen a la SEP si bien poseen información acerca de su población atendida, no identifican qué proporción representan estos apoyos en relación con el total de su población objetivo.

Por otra parte, el Coneval destaca que sólo seis programas identifican con precisión a su población objetivo, así como el cambio/resultado que busca alcanzar. De estos seis, cuatro son coordinados por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y dos por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En lo que respecta a la claridad de cuál es su población objetivo, casi la mitad, ocho de 17, lo tiene bien definido, sin embargo, no les es tan evidente el problema público que buscan resolver, asimismo tres de los ocho programas no cuentan con un enfoque de resultados.

Por otra parte, el estudio hace notar que en lo que corresponde al establecimiento de metas y líneas base de los 170 indicadores que se utilizaron para analizar los programas insignia para dar seguimiento a sus objetivos, en 101 no se estableció una línea base; es decir, no se tiene claridad sobre el punto de partida en el que se guíe el programa para el logro de sus objetivos.

El Coneval destaca que los programas y las acciones de desarrollo social deben estar vinculados con alguna temática de atención, relacionada directamente con la problemática pública que buscan solucionar, esto les permitirá precisar de forma clara el problema público que quieren resolver en la población objetivo que quieren atender.

A este respecto, señala que de los 17 programas prioritarios sólo en nueve fue posible identificarles una temática, ya que tienen claridad (completa o parcial) en el resultado que esperan lograr en su población objetivo. En tanto, que los ocho programas restantes en lugar de temáticas identifican como su objetivo central la gestión o entrega de bienes y servicios.

En cuanto a cobertura lograda a lo largo de un año de haberse implementado los programas sociales insignia, el que más alcance ha logrado es el de Jóvenes Construyendo el Futuro, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el cual reportó el mayor avance en su cobertura (57.9 por ciento) durante el año pasado, lo que se traduce en más de un millón de jóvenes vinculados a programas de capacitación.

En contraparte, el programa que registró el menor avance en su cobertura fue el de Crédito Ganadero a la Palabra de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) que atendió a 12 mil 52 pequeños productores pecuarios (1.6 por ciento de su población objetivo) en 2019.

Para elaborar el análisis de desempeño el Coneval mide 170 indicadores, sin embargo, debido a la falta de información de metas planeadas y alcanzada en muchos de los programas solamente pudieron ser considerados 142 indicadores, es decir, 28 indicadores no pudieron ser tomados en cuenta.

Después de analizar a los programas insignia del gobierno federal, el Coneval destacó que con base en los resultados obtenidos es fundamental continuar con el asesoramiento técnico-metodológico a este grupo de programas en materia de diseño de indicadores, así como de establecimiento de metas.

Asimismo, destacó que hizo recomendaciones de mejora a los 17 programas sociales prioritarios, cuyos responsables las han considerado en el proceso de mejora de las Matrices de Indicadores de Resultados (MIR) e indicadores en su versión 2020 o bien, las estarán realizando para el ejercicio 2021, por lo que se espera que tanto objetivos como indicadores mejoren sus características en este ciclo o en el siguiente.

 

Te puede interesar: Crear empleo no es dar dádivas de programas sociales

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.