Pésimo momento para cancelar obras

La consulta popular prevista para los días 21 y 22 de marzo para cancelar o no la construcción de una planta cervecera en Mexicali, es un acto irracional en lo económico e inaceptable en lo jurídico: Coparmex.


Consulta popular



Después de cumplir con los requisitos y permisos e incluso haber ganado litigios para construir una planta elaboradora de cerveza en Mexicali, Baja California, el gobierno federal prepara una consulta popular el 21 y el 22 de marzo que sirva, según el presidente Andrés Manuel López, para que la población decida si se cancela o no la obra proyectada por la empresa estadounidense Constellation Brands, cuya inversión prevista rebasa los mil 500 millones de dólares.

El presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther, dijo que con esta consulta popular las autoridades federales sentarían un grave precedente para la certidumbre en las futuras inversiones en México, mismas que se podrían posponer o, incluso, detener, debido a la falta de seguridad jurídica para llevarlas a cabo.

Aseguró que al gobierno le corresponde brindar certidumbre y confianza a los inversionistas, y que en el caso concreto de la construcción de la plata cervecera, si la empresa hubiese cometido algún acto ilegal o incumplido con las leyes para obtener algún permiso, la vía correcta para revisar este proceder lo tienen precisamente las autoridades, quienes deben actuar con estricto apego a derecho, pero no se trata de llevarlo a la arena política a través de una consulta popular, pues resulta un acto irracional en lo económico e inaceptable en lo jurídico.

De Hoyos Walther recordó que un escenario similar, que representó el decrecimiento económico del país ya se presentó con la cancelación del aeropuerto de Texcoco, obra pública que estaba en proceso. De igual manera, la planta cervecera en Baja California lleva un avance del 70 por ciento en su construcción y si se cancela esta obra el gobierno federal seguiría por el sendero equivocado, inhibiendo el crecimiento, el desarrollo del país, así como la generando desconfianza entre los inversionistas.

Ante el actual panorama económico de México y el mundo, el líder empresarial consideró que es el peor momento para lanzar al mundo una señal de desconfianza, por lo que apeló a AMLO y a las autoridades federales a dar marcha atrás la consulta popular. “Ojalá que la cordura, la altura de miras y el bien por México sea lo que inspire de ahora en adelante las decisiones del gobierno federal encabezado por López Obrador”, subrayó.

El agua es la discordia

En 2013, Constellation Brands adquirió el negocio de Grupo Modelo a la empresa belga Anheuser-Busch InBev, para su comercialización en los Estados Unidos. En los últimos cinco años ha realizado inversiones en México por más de 9 mil millones de dólares y está establecida en Coahuila, Sonora y Baja California en donde se han generado 4 mil 500 empleos directos y 13 mil 500 indirectos, además de colaborar con más de 400 proveedores locales.

La empresa aseguró que parte de la inversión prevista para construir la planta, que asciende a mil 500 millones de dólares, también serviría para crear infraestructura en la entidad, a fin de garantizar el abasto de agua para la comunidad durante los próximos años.

Constellation Brands recalcó que eligió a “Mexicali porque, además de la cultura cervecera de la región y el talento extraordinario de la gente, el proyecto es integral y sustentable de forma social, ambiental y económica. Existen estudios científicos independientes conducidos por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) y El Colegio de la Frontera Norte (Colef), que avalan la viabilidad y sostenibilidad ambiental del proyecto y validan que éste no supone riesgo alguno para la disponibilidad de agua. Nuestro compromiso es con la comunidad de Mexicali”.

Desde que la empresa anunció su intención de construir la planta, varias asociaciones ciudadanas se organizaron para solicitar la cancelación del proyecto. En 2019 recabaron firmas para solicitar al Instituto Estatal Electoral de Baja California que llevara a cabo un plebiscito para cancelar las obras, pero el árbitro electoral lo consideró improcedente.

A pesar de esto, a principios de marzo de este año en conferencia de prensa AMLO anunció que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) resolvió que debe hacerse una consulta pública con respecto a la construcción de la planta cervecera, así lo comunicó AMLO en conferencia de prensa y anunció que quien estaría a cargo de este ejercicio de votación sería la Secretaría de Gobernación.

Asimismo, el propio presidente expresó que a pesar de que la empresa ha dicho que la plata en Mexicali no genera ningún daño ni reduce el agua para la población, esta debió haberse planeado construirse en otro lugar con mayor disponibilidad del vital líquido.

 

Te puede interesar: Nuestra economía, sobre arenas movedizas

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.