Sanción por opinar, premio por… ¿nada?

El pasado 20 de noviembre, el piloto de la Fuerza Aérea Mexicana encargado de traer a Evo Morales, Miguel Eduardo Hernández, fue ascendido de rango militar, mientras que el piloto de Aeroméxico que solicitó a AMLO no olvidarse del NAIM, corre el peligro de ser sancionado.


Ascensos Militares


El pasado 20 de noviembre, en Palacio Nacional, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, entregó ascensos y reconocimientos a integrantes de las fuerzas armadas; entre los condecorados está Miguel Eduardo Hernández, piloto encargado de traer a México al expresidente de Bolivia, Evo Morales.

Alejandro Castillo Castillo, director del Centro de Estudios Especializados en Aeronáutica, explica que el ascenso del piloto de la FAM no fue bien recibido por la opinión pública, principalmente porque se malinterpreta que Miguel Eduardo Hernández tiene como único logro haber traído al expresidente boliviano.

Castillo Castillo asegura que el piloto de la FAM ya tiene una vasta carrera dentro de las Fuerzas Armadas, con méritos que justifican su ascenso a General de Ala, el segundo rango más alto dentro de la Fuerza Aérea.

El secretario de relaciones exteriores, Marcelo Ebrard, aseguró en una conferencia de prensa matutina que al piloto Miguel Eduardo Hernández se le debe destacar por haber librado dificultades en diversos países durante el traslado del expresidente Evo Morales.

Castillo Castillo asegura que en la larga carrera de Miguel Eduardo Hernández en la FAM, también fue reconocido como un elemento clave en la entrega de apoyos a damnificados de los sismos de 2017. En esa ocasión, el piloto de las fuerzas armadas voló de Ciudad de México a Chiapas, Oaxaca, Morelos y Puebla y estuvo apoyando en la repartición de souvenirs a los damnificados.

De igual forma, el director del Centro de Estudios Especializados en Aeronáutica explica que el piloto mexicano también fue reconocido en 2014 por haber sido el creador de la letra del himno de la Fuerza Aérea Mexicana, el cual fue interpretado en 2015 en el Auditorio Nacional frente al entonces secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el exsecretario de la defensa nacional, Salvador Cien Fuegos.

El especialista explica que Miguel Eduardo Hernández heredó la vocación de aviador militar de su padre, Fernando Hernández Vega, general del escuadrón 201 que participó en la Segunda Guerra Mundial.

Te podría interesar: Cancelar NAIM, una costosa obsesión (parte 1 de 3) 

Ante las críticas que el piloto militar ha recibido por haber sido ascendido a general supuestamente traer a Evo Morales a nuestro país, Castillo asegura que ese hecho si fue relevante, porque según el informe de Marcelo Ebrard, el piloto de la FAM desahogó una jornada de 24 horas de vuelo solucionando dificultades que hubo en los diferentes países sobre los que volaron.

Piloto en peligro de sanción

De manera contrastante, pasado 8 de noviembre, el piloto Rafael Bolio, capitán del vuelo AM533 de Aeroméxico, utilizó el sonido de la aeronave para dar la bienvenida a López Obrador y expresar su esperanza de que se reconsidere la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

Once días después de lo ocurrido, Aeroméxico comunicó que se le solicitó un informe detallado del vuelo 533 con ruta MEX-MID, en el cual, según la empresa, lo expresado por el piloto implica un incumplimiento al Reglamento Interior del Trabajo, y la propia empresa aclaró que que las opiniones del piloto habían sido personales.

Ante esta situación, Alejandro Castillo Castillo asegura que es una pena que Aeroméxico imponga sanciones contra Rafael Bolio, principalmente porque el piloto sabe que Santa Lucia es inviable aeronáuticamente y por ello emitió su preocupación, pues está consciente de que el aeródromo Felipe Ángeles puede poner en riesgo hasta su vida.

 

Te puede interesar: Podrían sancionar a un piloto, por opinar 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.