Olvida el Gobierno la laicidad del Estado

La discusión por la Cartilla Moral ha provocado una serie de descalificaciones por parte de especialistas y religiones porque pretende convertirse en un código de conducta social.


sep_aniversario 


Una vez que comunicadores católicos se reunieron con un representante del Estado para discutir la “Cartilla Moral”, se decidió que no se repartirá el documento en los templos católicos; sin embargo, grupos de la Iglesia Evangelista sí la repartirán. El Episcopado Mexicano recordó al gobierno la necesidad de respetar el estado laico.

Antonio Maza Pereda, integrante de SIGNIS México, explicó que si bien no existe un pronunciamiento oficial de la Iglesia Católica en cuanto a ese documento, en una reunión de comunicadores católicos con el representante del Estado Mexicano, se llegó a la conclusión de que el documento contradice la doctrina católica y contiene temas muy ambiguos.

Te podría interesar: Migrantes sin dignidad por un “plato de lentejas”: obispos mexicanos

Antonio Maza explicó que la decisión de no repartir la Cartilla Moral en templos católicos, se da porque el documento no representa un código de conducta que la Iglesia profesa y ejemplificó el tema de la vida y el relativismo que integra la “Cartilla”.

“Legalmente se puede interrumpir el embarazo, pero moralmente no está bien”, comentó el especialista.

Ante las acusaciones de violación al Estado Laico, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que no existe tal cosa y afirmó que no hay una religión oficial o predilecta del Estado y no existe preferencia por ninguna organización religiosa.

En ese sentido, Antonio Maza aseguró que el repartir dicho documento en templos religiosos es un abuso por parte del Estado, aunque los evangélicos se hayan ofrecido a hacerlo para quedar bien con el Gobierno Federal.

El integrante de SIGNIS México aseveró que el principal motivo por el que no se repartirá la “Cartilla Moral” y la principal preocupación que la Iglesia Católica tiene es que no contiene una definición clara de la moral, porque la base de la conducta que plantea el documento está en las costumbres de la sociedad y no en una concepción objetiva de la naturaleza humana, como ocurre con los códigos de conducta católicos.

Que la conducta se base en costumbres sociales significa que la sociedad se organice para decir lo que está bien y lo que está mal y, de esa manera, finalmente la ética se vuelve un tema de democracia, opinable y sin límites, mientras que el modelo de conducta que propone la Iglesia Católica contiene los límites naturales que plantea la deontología.

Finalmente, Antonio Maza puntualizó que no todos los sectores evangélicos repartirán la “Cartilla Moral”, sino que serán 7 mil templos, que pretenden quedar bien y tratarán de obtener algún beneficio político.

Conviene recordar que el artículo 130 de la Constitución Mexicana de los Estados Unidos Mexicanos habla del principio histórico de la separación Estado e Iglesia, y la fracción “b” de dicho artículo señala: “Las autoridades no intervendrán en la vida interna de las asociaciones religiosas”.

 

Te puede interesar: Falta de moral en la “Cartilla Moral” de AMLO

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.