IMSS-Bienestar surge para atender a población sin seguridad social

El IMSS-Bienestar no tiene la capacidad, ni experiencia operativa ni administrativa, indicó el diputado Éctor Ramírez por lo que previó su fracaso así como nuevas afectaciones para el acceso a los tratamientos y medicinas, sobre todo, de alta especialidad y alto costo.



El decreto por el que se crea el organismo público descentralizado denominado Servicios de Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social para el Bienestar (IMSS-Bienestar), firmado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, fue publicado este miércoles en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

El decreto que consta de 19 artículos y 14 artículos transitorios señala que el objetivo de este organismo es "brindar a las personas sin afiliación a las instituciones de seguridad social atención integral gratuita médica y hospitalaria con medicamentos y demás insumos asociados, bajo criterios de universalidad e igualdad, en condiciones que les permitan el acceso progresivo, efectivo, oportuno, de calidad y sin discriminación alguna", y subraya que esto se llevará a cabo "con independencia de los servicios de salud que presten otras instituciones públicas o privadas".

Por otra parte, el documento indica que IMSS-Bienestar contará con los recursos presupuestarios, materiales, humanos, financieros y de infraestructura que le transfieran directamente los gobiernos de las entidades federativas con cargo a recursos propios o de libre disposición, o bien, con los recursos del fondo de aportaciones, así como, en su caso, aquellos recursos federales etiquetados que se determinen en las disposiciones aplicables.

La persona titular de la Dirección General del IMSS-Bienestar será designada por el Jefe del Ejecutivo.

Asimismo, se establece que la administración del IMSS-Bienestar estará a cargo de la Dirección General y la Junta de Gobierno la cual se integrará por la persona titular del Instituto Mexicano del Seguro Social, quien la presidirá y tendrá voto de calidad, y los titulares de las secretarías de Salud, Hacienda y Crédito Público, Trabajo y Previsión Social y la del Bienestar.

Además, se incluirá a cuatro órganos normativos del IMSS y un representante del Sindicato mayoritario al que estén afiliados los trabajadores.

Asimismo, serán invitados permanentes y asistirán a las sesiones, con derecho a voz, pero sin voto, la persona comisaria pública designada por la Secretaría de la Función Pública y la persona titular de la Dirección General del IMSS-Bienestar.

Otra mala idea

Tres semanas previas al decreto publicado este miércoles, Éctor Jaime Ramírez Barba, diputado federal del PAN, ya había señalado los inconvenientes de la creación del nuevo organismo de salud al afirmar que era claramente violatorio a la Ley General de Salud vigente, toda vez que el INSABI es el facultado por ley a llevar a cabo la prestación de servicios de salud para la población sin seguridad social y concentrar los recursos necesarios para tal fin en caso de que una entidad federativa decida celebrar un acuerdo de coordinación.

Además, advirtió que “el IMSS-Bienestar no tiene la capacidad, ni experiencia operativa ni administrativa, en el segundo y tercer niveles de atención, la población sin seguridad social será sometida a un nuevo experimento del gobierno federal. Desde ahora podemos prever su fracaso y nuevas afectaciones para el acceso a los tratamientos y medicinas, sobre todo, de alta especialidad y alto costo”.

Indicó que al crearse un nuevo organismo descentralizado, habría una grave contradicción respecto de las atribuciones de cada institución, pero más grave aún, habría incertidumbre en el manejo de los recursos públicos, la nómina e infraestructura destinada a la salud, e incluso, afectaciones a los derechos laborales del personal que quedará en el limbo, pues se supone, que Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) los iba a contratar y basificar.

El legislador panista aseguró que desde que llegó este gobierno hay un incremento de población sin acceso a los servicios de salud; desabasto de medicamentos; reducción del financiamiento de los servicios estatales de salud, así como de institutos nacionales, hospitales de alta especialidad y hospitales federales de referencia.

Por otra parte, Salomón Chertorivski Woldenberg, diputado por Movimiento Ciudadano y exsecretario de Salud, mostró su desacuerdo con la decisión del Ejecutivo de constituir como un organismo autónomo al IMSS-Bienestar del cual vaticinó su fracaso, pues aseguró que no podrá atender a la población que carece de seguridad social y desatenderá a la que sí cuenta con la misma.


Te puede interesar: Trasplante de tejidos cultivados in vitro, innovador tratamiento en IMSS de Chiapas 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.