Trabajo infantil suma 160 millones de niños en el mundo y amenaza en dispararse

En México, dos millones de niños y adolescentes podrían sumarse a las filas del trabajo infantil, debido a la pérdida de empleos y a que miles de mipymes cerraron a causa de la crisis generada por la pandemia, alertó la senadora Josefina Vázquez Mota.



En los últimos cuatro años se sumaron a la fuerza laboral mundial 8.4 millones de niños, con lo cual la cifra de pequeños que se encuentran en situación de trabajo infantil es de 160 millones, destaca el informe Trabajo infantil: estimaciones mundiales 2020, tendencias y el camino a seguir, elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

De acuerdo a un modelo matemático, se calcula que para finales del año próximo, en caso de no disponer de cobertura de protección social esencial para los menores y derivado de la pandemia, esta cifra podría dispararse desde nueve millones a 46 millones más.

El análisis se dio a conocer con motivo de la próxima celebración del Día Mundial contra el Trabajo Infantil que se conmemora el 12 de junio, en el cual se indica que los avances para erradicar el trabajo infantil se han estancado por primera vez desde hace 20 años y que se ha invertido la tendencia a la baja que existía previamente, en virtud de la cual los casos de trabajo infantil disminuyeron en 94 millones de 2000 a 2016.

En el informe, se destaca asimismo un aumento sustancial de la cantidad de niños de 5 a 11 años que trabajan, quienes actualmente representan algo más de la mitad de todos los casos de trabajo infantil a escala mundial. La cantidad de niños de 5 a 17 años que realizan un trabajo peligroso, por el cual se entiende todo trabajo susceptible de mermar su salud, seguridad o moral, ha aumentado en 6.5 millones desde 2016 hasta alcanzar 79 millones.

“Las nuevas estimaciones constituyen una llamada de atención. No podemos quedarnos impasibles mientras se pone en riesgo una nueva generación de niños”, señaló Guy Ryder, director general de la OIT.

“La protección social inclusiva permite a las familias proseguir la escolarización de sus hijos aun en una coyuntura económica adversa. Es primordial aumentar las inversiones para facilitar el desarrollo rural y promover el trabajo decente en el sector agrícola. Nos encontramos en un momento crucial y los resultados que se obtengan dependerán de las medidas de respuesta que adoptemos. Debemos reiterar nuestro compromiso y nuestra voluntad para revertir la situación e interrumpir el ciclo de pobreza y trabajo infantil”, urgió.

Situación en México

En México, la situación de trabajo infantil no es alentadora, de acuerdo a la presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia del Senado de la República, Josefina Vázquez Mota, en el país dos millones de niños y adolescentes podrían sumarse a las filas del trabajo infantil, debido a la pérdida de empleos y a que miles de micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) cerraron a causa de la crisis generada por la pandemia.

La legisladora destacó que estos datos resultan preocupantes, ya que actualmente existen alrededor de tres millones de menores que sólo pueden sobrevivir trabajando.

En el marco de la presentación de la exposición “Niñez Libre de Trabajo”, que se exhibe en la galería abierta del Senado con la intensión de visibilizar esta problemática, en la que se muestran ilustraciones que buscan dar voz a las y los menores que atraviesan por este tipo de situación, la senadora dijo que de acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), México es el segundo país de América Latina con mayores índices de trabajo infantil, después de Brasil.

Añadió que datos de la Secretaría del Trabajo indican que los sectores con mayor presencia de trabajo infantil son: el agrícola, el industrial, la construcción y el comercio. En este sentido, Vázquez Mota precisó que de 2017 a 2019, cerca de 100 mil niñas y niños han ingresado de otros países a trabajar en México.

La senadora aseguró que cualquier actividad laboral a temprana edad tiene un efecto negativo en el desarrollo psíquico, físico, emocional y educativo de las y los menores de edad, ya que constituye un obstáculo para el disfrute de sus derechos.

La legisladora denunció que en México niños entre cinco y 17 años laboran en condiciones infrahumanas y sufren diversos abusos que exponen su vida y su salud física y mental.


Te puede interesar: Unicef advierte aumento de 380 a 3 mil 500 niños migrantes este año en México 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.