Los cambios regulatorios deben considerar la voz de los ciudadanos: Coparmex

Los costos monetarios para el cumplimiento de las regulaciones para las empresas se estimaron en cerca del 56% del PIB, lo cual podría incrementarse por los muchos cambios a diversas leyes y ordenamientos.



Las leyes, reglamentos y normas jurídicas sirven para establecer reglas que ordenen cualquier actividad ciudadana o empresarial. Para valorar si son funcionales y acordes al beneficio de la sociedad deben ser revisadas y en su caso modificadas para mejorar; sin embargo, recientemente a nivel federal las regulaciones se han incrementado enormemente, tan sólo para finales del año pasado existían más de cinco mil 255 trámites federales, lo que además de restar competitividad como país frente a otras naciones, dificulta la retención de inversiones y obstaculiza una recuperación económica acelerada y sostenida.

Con el objetivo de impulsar la reactivación económica, la participación de las empresas en la detección de regulaciones que frenan su desarrollo y en el ánimo de incidir para que no haya una sobrerregulación, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) creó la herramienta “Alerta Regulatoria” a través de la cual da seguimiento y analiza los proyectos que se encuentran en revisión por parte de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer).

Juan José Cabrera, de la comisión de competitividad y mejora regulatoria de la Coparmex, explicó en qué consiste esta herramienta recientemente implementada por el organismo empresarial que tiene como finalidad que la opinión de la ciudadanía sea conocida por las autoridades y sea tomada en cuenta para la conformación de nuevas regulaciones.

Cabrera señaló que en el proceso de regulación de los instrumentos jurídicos participan tres actores: dependencias del gobierno federal; la Conamer, que es el árbitro que determina la calidad de las regulaciones, y por último, la sociedad civil: ciudadanos, empresarios o académicos, según sea el caso de la norma a analizarse o el proceso de la misma.

Indicó que para llevar a cabo una regulación primeramente el gobierno prepara una propuesta y antes de que esta sea publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF), esta pasa a revisión por parte de la Conamer, organismo que evalúa si los cambios propuestos tienen para los ciudadanos o empresas costos regulatorios, lo cuales pueden consistir en crear nuevos trámites, servicios o bien que prevean quitar derechos.

Después de evaluar los cambios propuestos y considerar que determinada regulación propuesta no genera costos, se publica directamente en el DOF, pero cuando tiene costo la Conamer en coordinación con la dependencia federal que propuso la modificación, hacen un trabajo de costo-beneficio, mientras que también está contemplada la consulta pública en la que los ciudadanos tienen la opción de opinar y señalar si los cambios propuestos les generan afectaciones.

A pesar de que en el procedimiento está contemplada la consulta pública, Juan José Cabrera aclaró que la Conamer o las dependencias gubernamentales “no están obligadas a incorporar los comentarios emitidos por la ciudadanía, pero sí están obligados a escuchar y dar una respuesta concreta a las inquietudes expresadas”.

Destacó que la no obligatoriedad de sumar las observaciones ciudadanas, en la práctica se ha observado que las dependencias sí observan los señalamientos de los ciudadanos y muchas veces a partir de las mismas modifican los lineamientos propuestos en la regulación.

Mucho no siempre es mejor

En los últimos años se han dado un gran número de regulaciones, tan sólo 2020 se convirtió en el segundo año desde la creación de la Conamer con más regulaciones creadas y con mayor número de exenciones de análisis de impacto regulatorio, es decir, que consideraban que los cambios no generaban costos para las empresas o ciudadanos, aunque en realidad sí lo hacían.

Juan José Cabrera aseguró que generar regulaciones no necesariamente es malo y darle certeza jurídica a la ciudadanía no está mal, pero al final del día tienen un costo que los empresarios y los ciudadanos absorben.

En este contexto señaló que según la última Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en las Empresas (ENCRIGE) con datos del 2016, se identificó que los costos monetarios para el cumplimiento de las regulaciones para las empresas se estimaron en cerca del 56 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), con base en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los costos monetarios de una empresa grande ascendió a más de dos millones de pesos, en tanto que para una microempresa fue de 22 mil 400 pesos el cumplimiento regulatorio para poder operar sus empresas.

Resaltó que los costos no son únicamente económicos, sino que también implica tiempo que invierten los ciudadanos y las empresas para cumplir con los cambios que les exigen las nuevas normas.

Aclaró que la Alerta Regulatoria de la Coparmex no tiene la intención de incidir en la no generación de regulaciones, sino más bien en la participación conjunta entre los empresarios y el gobierno a fin de contar con mejores instrumentos regulatorios.

Esta herramienta, dijo, tiene el objetivo de sumar, de proponer, de participar mejores reglas para todos. Esta alerta regulatoria se reporta al inicio de cada semana y con la información que contiene se puede monitorear de manera continua y resumida cuáles son las propuestas regulatorias de las dependencias federales.

Este instrumento se conforma de cuatro componentes:

Resumen ejecutivo que contiene cuáles son las regulaciones que entraron la semana previa a su publicación. Aquí se señala la numeralia de cuantas entraron, cuáles son exenciones y cuáles tienen impacto o costo para la ciudadanía y serán susceptibles a consulta pública.

Por otra parte, se hace un análisis de inteligencia regulatoria en donde se clasifican los sectores económicos y las dependencias que generaron las regulaciones de la semana pasada, para que sea más fácil buscar la regulación de cada interés.

Por otro lado, es el resumen de las regulaciones que desde el punto de vista de la Coparmex es el foco principal a donde se tiene que volcar la consulta pública. Es un análisis específico de esas regulaciones que son susceptibles a la consulta pública para que los interesados no tengan que nadar en el mar de propuestas regulatorias y se vayan directo a las que posiblemente tengan costo.

Y por último, contiene un análisis histórico desde el inicio de 2021 que es el 4 de enero que es la primera regulación registrada a nivel federal hasta el último día de la publicación de la alerta regulatoria en donde vendrán cuatro elementos principales, cuáles son a esa fecha en el acumulado las regulaciones por tipo que se han generado; cuáles son las dependencias que más generan propuestas regulatorias; cuáles son los sectores económicos donde más se regula y cuál es la participación ciudadana y cuáles son las dependencias en donde hay más participación ciudadana.

Todo esto es con la intención de que se conozca cuáles son las regulaciones más reguladas que afectan a mi sector económico y a las empresas que participan en mi sector económico.

Juan José Cabrera destacó que se ha reducido la participación ciudadana y empresarial, pues mientras en 2018 había 20 participaciones por regulación publicada, ahora sólo se da en promedio un comentario por cada regulación.

Indicó que la baja participación podría deberse a que es muy difícil acceder al portal de la Conamer, entender la página y leer la información, no es un mecanismo muy accesible ni transparente para cualquier ciudadano de a pie pueda entrar y comentar, es por ello que la alerta regulatoria de Coparmex permite conocer, de manera ágil y simplificada, la información sobre las propuestas de cambio de regulación, resaltó.

Una de las principales intenciones de la herramienta de la Coparmex es que los ciudadanos conozcan las propuestas para cambiar las reglamentaciones y previo a su publicación y entrada en vigor puedan hacer observaciones. De esta manera, se puede hacer un trabajo más completo con resolutivos conjuntos con bases y sustentos de información ciudadana.

Cada semana la Coparmex puntualmente publica la Alerta Regulatoria que puede ser consultada en la página https://coparmex.org.mx/category/alerta-regulatoria/.


Te puede interesar: Con “Alerta Regulatoria” buscan inhibir la sobrerregulación 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.