Lo que comen los niños del mundo

“Mientras niños en Brasilia basan su dieta en golosinas y comida chatarra, en zonas de tribus indígenas como el Mato Grosso, la dieta es de pescado, frutas y semillas”, explicó la nutrióloga Berenice Dávalos Rojas.


Daily Bread, proyecto de comida internacional


Gregg Segal, fotógrafo estadounidense, se dedicó a viajar por el mundo para elaborar su libro Daily Bread: What kids eat around the world, con el que quiso reflejar la dieta de las personas de diversos países. El resultado de esas fotografías ha dejado al descubierto la diversidad cultural y la desigualdad que existe en el ámbito de la alimentación.

“Me centré en los niños porque los hábitos alimenticios comienzan muy pronto, y si no se corrigen a los 9 o 10 años, va a ser difícil cuando sean mayores”, comentó Segal. Durante tres años (2015-2018) visitó Brasil, India, Malasia, Alemania, Emiratos Árabes, Senegal, Francia, Italia y varias ciudades de su natal Estados Unidos.

Puedes leer: En auge, la alimentación chatarra en México 

Niños de escasos recursos mejor alimentados

La nutrióloga Berenice Dávalos Rojas explicó que las fotografías de Gregg Segal reflejan la desigualdad y los cambios de hábitos alimenticios de las nuevas generaciones, pues no son los mismos dulces y comida chatarra que se consumían hace 30 años.

Berenice Dávalos afirmó que la comida chatarra que hoy ingieren los pequeños es 5 veces peor que la que consumían los niños de hace 30 años, pues actualmente hay muchas empresas que usan químicos bastante tóxicos y dañinos para agregar colores artificiales, sabor o textura a los alimentos.

Además, la nutrióloga destacó que muchas veces la gente pobre es la que se alimenta mejor, pues aunque en pocas cantidades, la comida es mucho más sana. “El ejemplo es claro con países como Brasil. Mientras niños en Brasilia basan su dieta en golosinas y comida chatarra, en zonas de tribus indígenas como lo es Mato Grosso, la dieta es de pescado, frutas y semillas”, explicó Dávalos Rojas.

La nutrióloga apuntó que los niños que viven en ciudades más desarrolladas y que parecen pertenecer a una familia con mayor poder adquisitivo, son los niños peor alimentados, pues consumen mucha comida llena de químicos y grasas.

Finalmente, Berenice Dávalos Rojas hizo un llamado a los ciudadanos para que pongan más atención a lo que consumen, pues comprando grandes cantidades de comida chatarra, el dinero se desperdicia y muchas veces es contraproducente para nuestra propia salud. A continuación, una galería con las fotos más significativas del proyecto Daily Bread de Gregg Segal.

 

 

Te puede interesar: Educación alimentaria, menos comida chatarra 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.