Trabajadores esenciales no se sienten valorados por su empleador

Los países donde los empleados de primera línea se sienten menos valorados son Japón, Reino Unido y Australia; en contra parte, quienes más valorados se sienten son los indios, los mexicanos y los estadounidenses.



En los últimos dos años en los que la pandemia ha asolado al mundo, el uso de las tecnologías se incrementó facilitando que muchos trabajos pudieran hacerse remotamente. Sin embargo, hay un segmento laboral que siempre lo ha hecho presencialmente, en la primera línea, a nivel global suman dos mil millones de personas de las cuales la mitad a pesar de ser imprescindibles no se sienten valorados por su empleador, revela un estudio de Microsoft.

De acuerdo al Índice de Tendencias Laborales, elaborado por la empresa propietaria del portal profesional LinkedIn, en el que encuestó a nueve mil 600 empleados y gerentes de primera línea, se encontró que los trabajadores que dijeron no sentirse valorados pertenecen principalmente al sector transporte (54 por ciento), seguidos por quienes laboran en el sector de la producción de energía (53 por ciento), de telecomunicaciones (52 por ciento), industria manufacturera (50 por ciento) y hostelería ( 48 por ciento).

En el extremo opuesto, únicamente el 20 por ciento de los trabajadores esenciales del mundo de la salud dijeron no sentirse valorados por su empleador, la cifra más baja de todos los sectores, tras dos años de pandemia de COVID-19 en los que han desempeñado un papel fundamental.

Los tres países donde los empleados esenciales se sienten menos valorados, según el estudio, son Japón con 75 por ciento, Reino Unido con 55 por ciento y Australia con 52 por ciento.

En contra parte, quienes más valorados se sienten son los indios con 77 por ciento, los mexicanos con 63 por ciento y los estadounidenses con 56 por ciento.

Otro de los hallazgos del estudio de Microsoft destaca es que el 76 por ciento de los trabajadores de primera línea se sienten vinculados entre sí, sin embargo, más del 60 por ciento dice que su empresa podría hacer más para priorizar la cultura y la comunicación desde arriba. Además, el 51 por ciento de quienes ocupan puestos no administrativos en la primera línea no se sienten valorados como empleados.

Asimismo, se les preguntó a los empleados de primera línea cuáles serían las razones para considerar un cambio de trabajo a lo que respondieron que sería si tuvieran mejores salarios y beneficios, equilibrio entre el trabajo y la vida privada, así como la flexibilidad.

Por otra parte, entre estos empleados el optimismo por la tecnología es alto, ya que el 63 por ciento de los empleados están entusiasmados con las oportunidades laborales que crea la tecnología, la cual ocupa el tercer lugar en la lista de factores que desde su perspectiva podría ayudar a reducir el estrés en el lugar de trabajo.

Pero no todos son tan optimistas a este respecto toda vez que el 46 por ciento de los trabajadores de primera línea se sienten presionados para adaptarse a la nueva tecnología por temor a perder sus trabajos, y el 55 por ciento dice que ha tenido que aprender una nueva tecnología sobre la marcha, sin entrenamiento formal o práctica.

 

Te puede interesar: Reconocen proyecto “Transformación Digital y Seguridad de la Información” de la UPAEP 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.