Enciende alarmas la ONU por amenazas y división mundial

"El mundo debe despertar. Estamos al borde de un abismo y moviéndonos en la dirección equivocada": António Guterres de Oliveira, secretario general de la ONU.



Con un crudo y dramático discurso sobre las situaciones que envuelven actualmente al mundo, el cual “nunca ha estado más amenazado o más dividido”, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres de Oliveira, inauguró la Asamblea General del organismo internacional, con la abierta intención de hacer “sonar la alarma” de la humanidad y actuar al respecto.

“Nos enfrentamos a la mayor cascada de crisis de nuestra vida. La pandemia de COVID-19 ha sobredimensionado las flagrantes desigualdades. La crisis climática está golpeando el planeta. La agitación desde Afganistán hasta Etiopía, pasando por Yemen y más allá ha frustrado la paz. Un aumento de la desconfianza y la desinformación está polarizando a la gente y paralizando las sociedades. Los derechos humanos están bajo fuego. La ciencia está siendo atacada. Y los salvavidas económicos para los más vulnerables llegan demasiado poco y demasiado tarde... si es que llegan. La solidaridad está ausente, justo cuando más la necesitamos”, advirtió ante líderes internacionales que se dan cita en la sede del organismo en Nueva York, Estados Unidos.

Guterres de Oliveira advirtió que "el mundo debe despertar. Estamos al borde de un abismo y moviéndonos en la dirección equivocada".

El diplomático portugués alertó a los políticos del orbe sobre las graves consecuencias que pueden desatarse sobre la humanidad de continuar sin control las enfermedades, los fenómenos naturales provocados por el cambio climático e incluso las políticas económicas mundiales que generan desequilibrios en la sociedad.

“Una ruptura de la confianza está provocando una ruptura de los valores. Después de todo, las promesas no tienen valor si las personas no ven resultados en su vida diaria. No cumplir crea espacio para algunos de los impulsos más oscuros de la humanidad. Proporciona oxígeno para arreglos fáciles, pseudo-soluciones y teorías de conspiración. Es estimulante para avivar antiguos agravios. Supremacía cultural. Dominio ideológico. Misoginia violenta. La selección de los más vulnerables, incluidos los refugiados y los migrantes”, señaló.

Previó que de seguir el mismo rumbo “las personas a las que servimos y representamos pueden perder la fe no solo en sus gobiernos e instituciones, sino también en los valores que han animado la labor de las Naciones Unidas durante más de 75 años. Paz. Derechos humanos. Dignidad para todos. Igualdad. Justicia. Solidaridad. Como nunca antes, los valores fundamentales están en la mira”.

Por tal motivo, el secretario general de la ONU aseguró que es el momento de cumplir, de restaurar la confianza, de inspirar esperanza. “Los problemas que hemos creado son problemas que podemos resolver”, confió al tiempo de reconocer que “la humanidad ha demostrado que somos capaces de hacer grandes cosas cuando trabajamos juntos”, lo que da razón de ser a las Naciones Unidas.

Sin embargo, Guterres consideró que actualmente el sistema multilateral es demasiado limitado en sus instrumentos y capacidades, en relación con lo que se necesita para una gobernanza eficaz de la gestión de los bienes públicos mundiales. Por lo que señaló que es necesario fortalecer la gobernanza global. “Necesitamos enfocarnos en el futuro. Necesitamos renovar el contrato social. Necesitamos asegurarnos de que las Naciones Unidas se adapten a una nueva era”.

Violencia y despojo

El secretario general de Naciones Unidas hizo notar que en diversas latitudes se están protagonizando tomas del poder por la fuerza a través de golpes militares, ante lo que destacó que existe falta de unidad entre la comunidad internacional.

Resaltó que en este aspecto las divisiones geopolíticas están socavando la cooperación internacional y limitando la capacidad del Consejo de Seguridad para tomar las decisiones necesarias. “Se está imponiendo una sensación de impunidad. Al mismo tiempo, será imposible abordar los dramáticos desafíos económicos y de desarrollo mientras las dos economías más grandes del mundo estén enfrentadas”, resaltó.

Asimismo, Guterres expresó su temor de que el mundo se está deslizando hacia dos conjuntos diferentes de reglas económicas, comerciales, financieras y tecnológicas, dos enfoques divergentes en el desarrollo de la inteligencia artificial y, en última instancia, el riesgo de dos estrategias militares y geopolíticas diferentes. “Esta es una receta para los problemas. Sería mucho menos predecible que la Guerra Fría”, advirtió.

El secretario general de la ONU insistió en que para restaurar la confianza e inspirar esperanza, se necesita cooperación, diálogo y comprensión. “Necesitamos invertir en prevención, mantenimiento y consolidación de la paz. Necesitamos avances en el desarme nuclear y en nuestros esfuerzos compartidos para combatir el terrorismo. Necesitamos acciones ancladas en el respeto a los derechos humanos. Y necesitamos una nueva Agenda de Paz integral”.

 

 

Te puede interesar: Contaminación por incendios forestales genera miles de muertes al año

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.