Depresión y ansiedad laboral generan pérdidas por un billón de dólares al año

La intimidación y la violencia psicológica (también conocida como “mobbing”) son las quejas clave de acoso laboral que tienen un impacto negativo en la salud mental.



La depresión y la ansiedad que sufren trabajadores alrededor del mundo ocasionan que cada año se pierdan 12 mil millones de días de trabajo, lo que cuesta a la economía global casi un billón de dólares, revelaron dos nuevos estudios elaborados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Ante esta situación, ambas agencias hicieron un llamado a adoptar medidas concretas para abordar los problemas de salud mental en el entorno laboral.

Las directrices mundiales de la OMS recomiendan una serie de medidas para afrontar los riesgos asociados a la salud mental, como las grandes cargas de trabajo, los comportamientos negativos y otros factores que generan angustia en el trabajo.

Asimismo, por primera vez, la agencia de salud recomendó formar a los directivos para que aprendan a evitar los entornos de trabajo estresantes y atender a los trabajadores que se sientan angustiados.

El Informe Mundial de Salud Mental de la OMS, publicado este año 2022, mostró que de los mil millones de personas que vivían con un trastorno mental en 2019, el 15 por ciento de los adultos en edad de trabajar experimentaron un trastorno mental.

El trabajo amplifica problemas sociales más amplios que afectan negativamente a la salud mental, como la discriminación y la desigualdad. La intimidación y la violencia psicológica (también conocida como “mobbing”) son las quejas clave de acoso laboral que tienen un impacto negativo en la salud mental. Sin embargo, hablar o revelar la salud mental sigue siendo un tabú en los entornos laborales de todo el mundo, reveló el informe.

Las directrices recomiendan mejores métodos para atender las necesidades de los trabajadores con problemas de salud mental, proponen actuaciones que apoyen su reincorporación al trabajo y, en el caso de padecer síntomas graves, ofrecen medidas que facilitan la incorporación al empleo remunerado.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, ha asegurado que una mala salud mental puede tener un impacto debilitante en el rendimiento y la productividad de una persona, por lo que las nuevas directrices del organismo de salud mundial buscan ayudar a prevenir situaciones y culturas laborales negativas y ofrecer una protección y un apoyo a la salud mental muy necesarios para los trabajadores”.

La OMS y la OIT señalan que son necesarias estrategias concretas para prevenir riesgos causados de salud mental, así como su protección y mejora en el trabajo, al tiempo de apoyar la participación y el desarrollo de las personas que sufran esos síntomas en el ámbito laboral. Para la aplicación de estas estrategias, los organismos indican que serán fundamentales la inversión y el liderazgo.

 

“Dado que las personas pasan gran parte de su vida en el trabajo, es fundamental contar con un entorno laboral seguro y saludable. Tenemos que invertir para construir una cultura de prevención en favor de la salud mental en el trabajo, reformar el entorno laboral para acabar con el estigma y la exclusión social, y garantizar que los empleados con problemas de salud mental se sientan protegidos y apoyados”, afirmó Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo.

 

Te puede interesar: Más vacaciones mejoraría la productividad, pero impactaría a la formalidad

@yoinfluyo 

comentarios@yoinfluyo.com 

¡Califica este contenido!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir

Lo más visto

También te puede interesar

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.