Ingreso digno será considerado para la versión 2.0 del distintivo ESR

Garantizar un ingreso digno a sus trabajadores que les permita superar el umbral de pobreza, debe considerarse para otorgar la distinción de empresa socialmente responsables, coincidieron en señalar representantes de organismos nacionales que promueven la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en conferencia de prensa organizada por Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

Pilar Parás García, presidenta del consejo directivo del Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi); Carlos Ludlow, de la Unión Social de Empresarios Mexicanos (USEM) y Miguel Gallardo López, presidente de la Alianza para la Responsabilidad Social en México (AliaRse), coincidieron en afirmar que la responsabilidad social empresarial tiene como fundamento colocar a la persona en el centro, por lo que garantizar condiciones laborales justas y pagar un ingreso digno es parte esencial para que las empresas sean reconocidas como socialmente responsables.

Parás García explicó que durante más de dos décadas Cemefi ha otorgado el distintivo ESR, y actualmente lo reciben más de dos mil 300 empresas. Explicó que este sello va más allá de la filantropía, las donaciones o acciones en favor del medioambiente.

Asimismo, anunció que ya se prepara la versión 2.0 del distintivo ESR que incluirá indicadores laborales como el desarrollo de capacidades, reclutamiento sin discriminación, prestaciones dignas, plan de carrera y compensación justa, ahí estará incluido el ingreso digno.

Abundó que la diferencia es que anteriormente era requisito que solamente nos cumplieran con salarios justos en todos sus niveles, pero ahora lo que se va a distinguir son las buenas prácticas que equivalen a tener una compensación justa; esto implicaría, por supuesto, mucho más que un salario suficiente que alcance para comer y la canasta básica, sino un salario digno, para que quienes trabajan vivan dignamente”.

La presidenta de Cemefi indicó que esperan reconocer a las empresas líderes en pagar justamente a sus empleados para que de esta manera se genere esta cuestión aspiracional en donde acabemos con la precariedad laboral.

Por otra parte, Carlos Ludlow, integrante de USEM, reconoció que en el pasado hubo decisiones equívocas en la política de ajustes a los salarios mínimos toda vez que existieron omisiones, por lo que es momento de corregir y de que las Empresas Socialmente Responsables den ese paso.

“Ya basta, hay que tener el coraje de cambiar las condiciones laborales: hay que tener audacia para distribuir y la responsabilidad de asumir que la vida de estas familias está en estas decisiones. Si podemos avanzar sustantivamente en esto, México cambia”, aseguró.

En tanto, Miguel Gallardo López, presidente de AliaRSE, señaló que los organismos que integran esta alianza como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Impulsa, USEM, Aval y Cemefi, y las asociaciones de la industria automotriz, farmacéutica y otras, han acordado una visión donde la responsabilidad social no puede dejar de lado la dignidad de las personas y los derechos humanos., “y como parte importante de los derechos humanos, está el pagar salarios dignos”, resaltó.

Gallardo López dijo que es necesario pasar del salario suficiente para la línea del bienestar individual a la línea de bienestar familiar, y reconoció que “lo que hemos hecho no es suficiente, nos falta mucho y la responsabilidad social justamente tiene que ser con la dignidad de las personas y en eso mucho tiene que ver la parte de la remuneración”.

“Vamos a contribuir a que pasemos del discurso a los resultados, y ahí tenemos una claridad en lo que tiene que ver con el sentido más amplio de la responsabilidad social, que el salario de nuestros colaboradores les alcance para vivir dignamente”, enfatizó.

En tanto, Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, compartió que ya hay iniciativas empresariales en el Norte, Bajío y Occidente del país, que promueven el ingreso digno como parte del modelo de negocios y elemento sustantivo de la responsabilidad social de las empresas.

“El mensaje de los organismos empresariales nacionales coincide con las iniciativas desde las regiones del país, y ha sido claro: la costumbre de salarios bajos que crea fábricas de pobreza debe cambiar, quien trabaja no debe ser pobre, la remuneración debe ser suficiente, primero, para superar la línea de pobreza de dos personas y luego, no hay discusión, hay que llegar a ingreso digno”, expuso.

En México, detalló, dos de cada tres personas que tienen un empleo, con trabajo asalariado, no ganan lo suficiente para comprar dos canastas básicas al mes. Es una vergüenza que esa carencia de ingreso afecta a más de la mitad de quienes trabajan en grandes empresas (55 por ciento), apuntó.

Además, dijo que la carencia de ingreso afecta más a las mujeres, casi ocho de cada 10, y a jóvenes que al iniciar su vida productiva lo hacen en trabajos que son fábricas de pobreza.

“Un México sin pobreza es un México con trabajo digno, con derechos laborales garantizados, y el primer derecho laboral que tenemos que resolver es la remuneración suficiente, esto es urgente”, enfatizó.

Te puede interesar: La mayoría de los trabajadores sufren de precariedad laboral: Acción Ciudadana Frente a la Pobreza

@yoinfluyo

Facebook: Yo Influyocomentarios@yoinfluyo.com

¡Califica este contenido!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir

Lo más visto

También te puede interesar

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.