Conflicto en Europa del Este repercute en la inflación de México

Ucrania aporta el 16 por ciento de las exportaciones mundiales de maíz, por lo que los precios del mismo han crecido en más de 15 por ciento desde el inicio del conflicto, lo que ha impactado en el costo de la tortilla.



En la primera quincena de marzo el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) presentó un crecimiento de 0.48 por ciento respecto a la quincena anterior. Con este resultado, la inflación general anual se ubicó en 7.29 por ciento, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Agregó que el índice de precios subyacente registró un incremento de 0.35 por ciento quincenal y de 6.68 por ciento anual, en tanto que el índice de precios no subyacente aumentó 0.86 por ciento a tasa quincenal y 9.10 por ciento a tasa anual.

Al interior del índice subyacente, a tasa quincenal, los precios de las mercancías subieron 0.49 por ciento y los de los servicios 0.20 por ciento.

Dentro del índice no subyacente, los precios de los productos agropecuarios crecieron 0.24 por ciento y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno 1.35 por ciento a tasa quincenal.

De acuerdo a una nota de Monex Casa de Bolsa, la inflación registrada de 0.48 por ciento, hasta ahora es la cifra más elevada de un año particularmente complicado, pues en las cinco quincenas registradas, la inflación ha sido cercana o superior a 0.40 por ciento, lo que en términos anualizados equivale a una inflación de 10 por ciento.

Asimismo, señala que la tasa anual pasó de 7.34 a 7.29 por ciento y suma así nueve quincenas consecutivas por encima del siete por ciento, un nivel muy alejado del límite superior del rango objetivo de Banxico (3.0 por ciento +/- 1.0 por ciento). Así, los precios en México registran el primer impacto tras el cisma que representó la invasión rusa a Ucrania, pues la variación quincenal del INPC es más más del doble del promedio registrado entre 2011 y 2020, lo que seguramente motivará un posicionamiento más restrictivo del Banco Central.

En su análisis, Monex señala que en México y en el mundo, la inflación ha sido la variable más castigada por el conflicto militar en el este de Europa y la incertidumbre sobre su evolución se encuentra en uno de los momentos más elevados de la historia económica reciente.

Destacó que las mercancías fueron las que mayores incrementos sufrieron y explicó que el alza fue impulsada por el segmento alimentario que absorbió varios de los choques sufridos por las commodities durante las primeras semanas de marzo, a este respecto mencionó el aumento en el precio de la tortilla se debió al salto drástico de los precios internacionales del maíz, toda vez que Ucrania aporta el 16 por ciento de las exportaciones mundiales de este producto, los precios han crecido en más de 15 por ciento desde el inicio del conflicto.

Monex indicó que el componente subyacente jugó un rol importante sobre todo por el incremento en los precios de los energéticos. De hecho, menciona, el gas doméstico LP y la gasolina magna a pesar de la aplicación de los generosos estímulos fiscales, fueron los productos de mayor incidencia sobre la inflación general.

El análisis enfatiza que “la primera quincena de marzo suele ser un periodo con bajas presiones en este frente, por lo que el registrar aumentos de esta naturaleza es una desviación profunda del panorama”.

Además, considera que los efectos de la guerra seguirán mostrándose en las siguientes semanas, pues los precios de las referencias se han mantenido cerca de sus máximos históricos y será difícil contener el traspaso hacia diferentes bienes y servicios. A tasa anual, el componente no subyacente descendió de 9.34 a 9.10 por ciento por la base de comparación favorable, pues en esta misma quincena el año pasado también se resintieron fuertes presiones en energéticos y agropecuarios.

El análisis indica que de los nueve principales componentes solo tres registran una tasa anual superior a los de la inflación general, pero seis se encuentran creciendo por encima del objetivo de Banxico:

Por otra parte, Monex prevé que el escenario más viable sea que la inflación se estanque entre 6.0 y 7.0 por ciento durante varios meses hasta descender a niveles algo superiores a 5.0 por ciento hacia el cierre de año.

“Ante el riesgo real de que el deterioro en las expectativas propicie mecanismos más perniciosos, pensamos que Banxico optará por una postura de precaución extrema, como ya lo ha hecho la Reserva Federal en Estados Unidos. Por ello, probablemente revisaremos al alza nuestro estimado para la tasa de referencia para finales de 2022, que se encuentra en 7.50 por ciento”, resaltó.

Además, pronosticó que este mismo jueves Banxico anuncie un alza de 50 puntos base.

Te puede interesar: México, lejos de recuperar niveles de progreso y crecimiento de hace 3 años 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com 

¡Califica este contenido!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.