Imprimir esta página

PISA y Planea son indispensables para medir la educación en México

En 2018, México participó en un conjunto de 80 países a nivel mundial en la prueba PISA sobre los aprendizajes en matemáticas, ciencias y lectura; sin embargo, más de la mitad de los estudiantes de nuestro país no consiguieron el aprendizaje suficiente.



Tras darse a conocer que México no participará en la edición 2021 del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), que realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) cada tres años, con esta decisión el país pierde una de las fuentes más importantes de información sobre el aprendizaje de los alumnos y las condiciones de las escuelas del país, coincidieron especialistas, organismos e instituciones

En 2018, México participó en un conjunto de 80 países a nivel mundial en la prueba PISA sobre los aprendizajes en matemáticas, ciencias y lectura; sin embargo, más de la mitad de los estudiantes de nuestro país no consiguieron el aprendizaje suficiente en estas materias, pues el 45 por ciento no logró las nociones suficientes en lectura; un 56 por ciento en matemáticas y un 47 por ciento en ciencias.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) dijo que la no participación de México en la prueba PISA 2021 es especialmente negativo, ya que el país no tendrá un parámetro comparativo a nivel internacional del impacto de la pandemia sobre el aprendizaje de los estudiantes, así como sus motivaciones en la escuela y estrategias de estudio.

Aunque todavía no existen datos finales, la interrupción de las clases por más de un año en México ha afectado el aprendizaje de los alumnos de manera importante. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 59 por ciento de las personas opina que con las clases a distancia se aprende menos que de manera presencial, por lo que es necesario saber cuánto avanzaron los estudiantes en áreas fundamentales como: lenguaje, matemáticas y ciencia.

“Las evaluaciones como PISA y del Plan Nacional de Evaluación del Aprendizaje (Planea) son insumos indispensables y sin sustituto para conocer cómo se encuentran los alumnos y qué se necesita hacer para ayudarlos a alcanzar los aprendizajes. Los reportes de resultados de PISA permiten delinear retos y oportunidades del sistema educativo en México. Con esta evidencia se pueden tomar decisiones de política pública para mejorar el desempeño de los alumnos, escuelas y el país”, indicó el IMCO a través de un comunicado.

El instituto propone que se restablezca el compromiso con la comunidad internacional de participar en PISA 2021 para no perder información indispensable sobre cuánto aprenden los alumnos mexicanos, cómo se relaciona su avance con las condiciones de su familia y escuela y cómo se comparan con los estudiantes de otros países.

Así como garantizar que el Plan Nacional para la Evaluación de Aprendizaje (Planea) cuente con suficiente presupuesto para asegurar que se implemente durante el ciclo escolar 2020-2021 con un módulo adicional sobre afectaciones al aprendizaje por el COVID-19.

Dos ciclos escolares sin la prueba Planea

En tanto, David Calderón, presidente ejecutivo de Mexicanos Primero, señaló que la evaluación sirve para ajustar las intervenciones que se tengan que realizar para mejorar la educación en el país, añadió que no se puede avanzar, si no se realiza un diagnóstico de lo que se realiza. Y es que señaló que no hay motivos para que nuestra nación salga de esa prueba y mucho menos el económico.

Dijo que la prueba PISA mide las capacidades de comprensión lectora, visión científica del mundo y habilidades matemáticas, pues indica qué tan preparados están los estudiantes para seguir aprendiendo y para ser ciudadanos en el mundo contemporáneo.

“A raíz de la prueba PISA, se cambiaron los planes de estudio para reforzar las habilidades desde tercero y cuarto de primaria en comprensión lectora, matemáticas, darle más horas y que los sistemas de educación media superior fueran más compatibles entre sí, ya que los programas y perfiles de egreso eran tan diferentes que impedían continuar en equidad con los estudios superiores”, indicó en entrevista para Yo Influyo.

El presidente ejecutivo de Mexicanos Primero señaló que no se ha realizado la prueba Planea durante dos ciclos escolares, “por lo que vamos a ciegas y no sabemos cómo vamos en los aprendizajes. Ahora más que nunca es importante tener evaluaciones porque sino no sabemos de qué tamaño fue el daño de los estragos que ha dejado el COVID en la educación”, destacó.

Resultados PISA 2018

Fuente: OCDE

Por su parte, el Movimiento Educación Con Rumbo (ECR) consideró como grave que se cancele la participación en la prueba PISA, pero más grave es que no existan explicaciones ni otras propuestas alternativas para evaluar la evolución del aprendizaje de nuestros alumnos.

El movimiento hizo un llamado a defender una educación de excelencia, que comience con la evaluación diagnóstica a toda la comunidad educativa y a la titular de la Secretaría de la Educación Pública (SEP), Delfina Gómez, profesores, investigadores, padres de familia, funcionarios, servidores públicos, empresarios y legisladores comprometerse con el presente y el futuro de México.

“Somos conscientes de que ningún instrumento que evalúe los aprendizajes de los alumnos es perfecto, no obstante, hay que admitir que se hacen esfuerzos metodológicos constantes por elaborar instrumentos lo más precisos posibles”, expresó la organización.

Indicaron que si el gobierno federal se niega a analizar y medir la educación de nuestro país, promoverán intensamente desde la sociedad civil y la comunidad internacional, se lleven a cabo acciones que generen información útil para conocer la situación real de la educación y el aprendizaje de los alumnos.

 

Te puede interesar: Las familias mexicanas han resentido más la baja de ingresos: OCDE 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.