Obesidad, ligada a costumbres y no a empaques

“El reto para las marcas ahora es construir vínculos emocionales con los consumidores tomando como base algún otro elemento o símbolo”, comentó Andrea Trujillo profesora de Mercadotecnia del Tecnológico de Monterrey.


Personajes de alimentos desaparecen


La nueva Norma Oficial Mexicana 51 de Alimentos, NOM-051-SCFI/SSA-2010, no sólo establece que todos los alimentos y bebidas incluyan en sus empaques octágonos advirtiendo del exceso de azúcar, grasa o sodio, pues para abril de 2021 todos los personajes que caracterizan diversas marcas deberán ser retirados de los empaques.

En un intento por reducir la obesidad en México, el Osito Bimbo, Melvin, Cheester Cheetos, el Tigre Toño y todos los personajes característicos de marcas de comida empaquetada tendrán que desaparecer; pero eso no es todo, ya que la NOM-051-SCFI/SSA-2010 también prohíbe que famosos, cantantes, o cualquier deportista aparezca en los empaques de comida o bebidas, promocionando su consumo.

Las modificaciones en atención a la NOM-051-SCFI/SSA-2010 ya han empezado, pues ya es posible ver en empaquetados de diversos alimentos octógonos grandes que alertan a los consumidores acerca de la cantidad de azúcares, grasas saturadas, carbohidratos o sodio, los productos también alertan respecto a si el alimento o bebida es ideal o no para niños. Por ejemplo, de acuerdo con el etiquetado, la Coca-Cola no es ‘recomendable para niños’.

Además, la nueva norma también incluirá una nueva tabla de nutrientes, que será incluida en todos los empaquetados de comida y bebidas a partir de septiembre del próximo año.

Obesidad, ligada a costumbres no a empaques

Andrea Trujillo, profesora de Mercadotecnia y Análisis del Tecnológico de Monterrey, indicó que el quitar a los personajes no es suficiente, pues la obesidad está ligada a costumbres, no necesariamente a los personajes de los productos.

“Aunque suene rudo, mientras se sigan vendiendo con o sin personajes, la gente seguirá comprando, a menos que haya una gran conciencia del daño que hace el azúcar, harina, etcétera”, afirmó la profesora de Mercadotecnia y Análisis del Tecnológico de Monterrey.

“Al final todo se puede comer, pero con medida”, comentó Andrea Trujillo y explicó que el reto para las marcas ahora es construir vínculos emocionales con los consumidores tomando como base algún otro elemento o símbolo, introduciéndose desde cero en ese campo. “El reto será hacer una migración paulatina a otro símbolo que pueda asociarse con la marca”, explicó la maestra.

Finalmente, Andrea Trujillo explicó que algunas marcas podrían optar por usar sólo algún elemento característico de sus personajes, como la cola del Tigre Toño o el pico del tucán de Froot Loops.

 

Te puede interesar: Con cupones y reembolsos, Canirac y Rappi benefician a restaurantes

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.