Rechazan las vacunas por ignorancia

“Muchos padres rechazan las vacunas por ignorancia, pues “ni siquiera saben que vacunas tienen los niños o para qué sirven”, comentó el enfermero Luis Gerardo Peña González.


Niños sin ser vacunados


Las vacunas son la primera protección que recibe el ser humano, pues al nacer el sistema inmunológico de los pequeños es frágil y necesita de anticuerpos que los ayuden a proteger su salud. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las vacunas son cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos, productos o derivados de microorganismos.

Actualmente existen diferentes vacunas, fabricadas para combatir diferentes virus y enfermedades, son suministradas comúnmente durante la niñez, y se aplican vía inyectada o de manera oral. Sin embargo, aunque las vacunas son sumamente importantes para proteger la salud y la vida de un ser humano, hay millones de niños que no reciben esa protección.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), cada año más de 20 millones de niños en todo el mundo no han recibido la vacuna contra el sarampión, ocasionando que en diversos puntos del mundo se originen brotes mortales de esa enfermedad. El sarampión es una de las enfermedades más letales para los niños, es sumamente contagiosa y se ha colocado como una de las principales causas de muerte en menores. Unicef aseguró que la población de niños que no ha recibido la vacuna se divide en dos partes: los niños que pertenecen a zonas de pobreza extrema, donde no hay acceso al medicamento, y el otro grupo de niños no ha recibido la vacuna debido a que sus padres optan por no vacunarlos.

Una encuesta publicada por el CS MUSC Children’s Hospital, aseguró que hay tres razones principalmente, por las que los padres no vacunan a sus hijos, primero porque no quieren que sus hijos sufran efectos secundarios como dolor y fiebre, después no creen que las vacunas sean efectivas y por último aseguran que sus hijos son niños sanos y no necesitan vacunas.

Puedes leer: Sin vacunas puede resurgir el sarampión en México 

Padres desinteresados por la salud de sus hijos

Luis Gerardo Peña González, quien es enfermero y ha participado en algunas campañas de vacunación impulsadas por la Secretaría de Salud, explicó que durante su trabajo en las campañas pudo percibir que muchos padres rechazan las vacunas por ignorancia, pues “ni siquiera saben qué vacunas tienen los niños o para qué sirven, por lo que rechazan el medicamento”.

Peña González comentó que aunque su trabajo era explicarle a las personas porque era necesario tener vacunas, muchas personas se negaban a escucharlo y aunque algunos tenían la información optaban por no vacunarse a ellos mismos ni a sus hijos. “No importa si las personas son de escasos recursos o tienen buen nivel económico, en todos los casos hay personas que rechazan ser vacunados”, afirmó el enfermero y calificó el acto como irresponsable.

“Es vital que los niños pequeños reciban vacunas, especialmente cuando tienen meses de nacidos, pues su sistema inmunológico es débil y no esta acostumbrado a las bacterias del exterior”, explicó Luis Gerardo y recalcó que los niños claro que van a enfermarse durante su crecimiento, sin embargo ,las vacunas son necesarias para fortalecer sus cuerpos y poder soportar virus agresivos.

Finalmente, Luis Peña puso como ejemplo las constantes campañas de vacunación contra la influenza, pues aunque varias personas decidieron protegerse, muchas otras rechazaron el medicamento y se elevó el índice de contagio. De acuerdo con la Secretaría de Salud, de las 838 muertes que hubo en la temporada invernal 2018-2019, 93% de los casos se relacionaron con la ausencia de vacunas.

La primera vacuna fue inventada por Edgar Jenner en 1796, cuando el médico quería contrarrestar la viruela que estaba acabando con centenas de vidas, pero fue hasta 1881, cuando el término vacuna se utilizó por primera vez por el químico, Louis Pasteur, quien creó la primer vacuna antiantráxica.

 

Te puede interesar: Donación de órganos: mitos y verdades 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.