Educación alimentaria, menos comida chatarra

“En México no hay educación alimentaria, vivimos en una cultura que no cuida su salud”, aseguró Priscila Denisse Gracián Cuéllar, nutrióloga de la Universidad de Aguascalientes.


Mala alimentación en México


La comida chatarra es prácticamente parte de la cultura mexicana, pues no puedes negar que a donde voltees hay puestos de tacos, de garnachas, de hamburguesas o algún restaurante de cualquier cadena internacional dedicada al fast food.

De acuerdo con la Academia Mexicana de Medicina, siete de cada diez adultos y uno de cada tres niños tienen sobrepeso, lo que ha convertido al país en el primero a nivel mundial con obesidad infantil y el segundo con obesidad en adultos.

Las razones de que la comida chatarra sea la más consumida son el fácil acceso y los bajos costos; pues es más sencillo encontrar un puesto de quesadillas, que uno de venta de comida sana y baja en grasas. Además, basta con que te des una vuelta por los supermercados para darte cuenta de la cantidad de comida chatarra que se distribuye y lo bajo de sus costos; comparada con comida sana o de origen orgánico.

Comida chatarra: rápida, barata y accesible

Según el Centro para la Investigación de la Globalización, en México, el aumento en consumo de comida chatarra llegó con el Tratado de Libre Comercio. Entre 1995 y 2003 la entrada de cadenas de alimentos procesados creció 10.5% anualmente.

Expertos aseguran que los alimentos dulces, salados y grasientos generan respuestas adictivas y de aceptación en el cerebro, y las cadenas de comida rápida lo saben perfectamente, pues de acuerdo con la firma MillwardBrown, marcas como McDonals, Subway y Kentucky Fried Chiken llegan a facturar anualmente más de 85 millones de dólares.

Pero esas marcas no logran ser las más exitosas no sólo en México, sino en todo el mundo por obra de magia, pues la publicidad y los avances tecnológicos son los responsables. En 2017 la Red por los Derechos de la Infancia (REDIM) y El Poder del Consumidor (EPC) calcularon que en México un niño mira 13 056 anuncios de comida chatarra al año.

“Los niños son bombardeado de publicidad de comida chatarra”, indicó Fiorella Espinosa, investigadora del EPC y explicó que los principales medios son la televisión, las plataformas de internet y los espacios públicos. El reporte arrojó que en un domingo, durante horario familiar, se transmiten 23 anuncios de bebidas azucaradas, 7 de comida rápida y 3 de botanas.

La empresa de control de finanzas Fintonic reportó que durante 2017 UberEats fue la aplicación de comida a domicilio más utilizada, recaudando ingresos de 13 mil millones de pesos. En segundo lugar, estuvo Rappi y posteriormente SinDelantal.

México sin educación alimentaria

Priscila Denisse Gracian Cuéllar, nutrióloga egresada de la Universidad de Aguascalientes, explicó que la situación alimentaria de México es grave y alarmante, y al ritmo que vamos “en un futuro no muy lejano alcanzaremos el primer lugar tanto en obesidad infantil, como en adulta”.

“El estilo de vida que lleva la gente es el principal factor que influye en la alimentación”, afirmó Gracian Cuéllar. Por ejemplo, las personas promedio se despiertan temprano, salen de sus casas para trabajar y estudiar, y no acostumbran a llevarse algo de comida o alguna colación saludable, entonces terminan comprando galletas, papas o comida callejera.

Como consecuencia de la mala alimentación y el exceso en el consumo de comida chatarra surgen trastornos alimenticios como sobrepeso y obesidad, y se desatan enfermedades como hipertensión arterial, concentración de colesterol en la sangre y diabetes. Priscila Gracian explicó que la diabetes puede ocasionar insuficiencia renal crónica, daño de los vasos sanguíneos y retinopatía diabética, que ocasiona la ceguera.

Sobre los costos de esta situación, cabe señalar que la empresa para el cuidado de la salud Novo Nordisk, alerta que México gasta anualmente 150 mil 860 millones de pesos en atención al sobrepeso y la obesidad.

“Ser un país sano no sólo nos brinda una mejor calidad de vida, también beneficia al gobierno, pues los costos por enfermedades como la diabetes se reducen drásticamente”, comentó la nutrióloga.

Denisse Gracian Cuéllar afirmó que México necesita fomentar urgentemente la educación alimentaria y recalcó que hacerlo durante los primeros años de vida de los niños, entre la escuela y la casa es lo ideal. “Cuidar nuestro peso y alimentación hace que gocemos de mejor salud y eleva nuestra autoestima. Vernos en nuestro peso y alimentados correctamente nos hace sentir bien”.

 

Te puede interesar: Cigarro: la muerte silenciosa 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.