Dime qué comes y te diré qué salud tienes

“La dieta que cada persona lleve debe ser adecuada de acuerdo con su edad, situación de salud y características”, indicó Ana Arizmendi, fundadora y directora del Instituto de Psicología de la Alimentación (IPA).


Buena alimentación


La alimentación es una de las acciones más importantes que realizamos para nuestro bienestar, ya que de ella dependen las vitaminas, nutrientes y energía que tendrá nuestro cuerpo para mantenerse sano y cumplir con sus actividades, por lo que llevar una alimentación equilibrada es de suma importancia pues traerá salud a nuestra vida y nos dará vitalidad y fortaleza corporal.

Sin embargo, con el paso del tiempo, el avance de nuevas tecnologías y el pensamiento del hombre han llegado formas de alimentación diversas llamadas dietas.

Ana Arizmendi, fundadora y directora del Instituto de Psicología de la Alimentación (IPA) y maestra en nutrición clínica, en entrevista con YoInfluyo.com explicó que la palabra dieta significa “aquello que consumimos regularmente”, por lo que se podría decir que todos estamos a dieta, ya que todos consumimos regularmente una serie de alimentos específicos.

“Lo ideal sería que todos tuviéramos una dieta balanceada y adecuada”, la nutrióloga Ana Arizmendi recalcó que una dieta balanceada debe incluir los nutrientes y elementos que nuestro cuerpo necesita para tener un óptimo desarrollo. Los nutrientes que necesita nuestro cuerpo son aminoácidos, ácidos grasos, hidratos de carbono, agua, minerales y vitaminas.

Además la dieta que cada persona lleve debe ser adecuada de acuerdo con edad, situación de salud y características, ya que los requerimientos de cada cuerpo son diferentes. “No es lo mismo lo que va a necesitar una mujer embarazada, un niño de 10 años, un atleta de alto rendimiento o una persona enferma… nuestra dieta debe ser balanceada, que incluya todos los nutrientes y adecuada a nuestra realidad de vida”, indicó Arizmendi.

No todo lo “saludable” es bueno

Recientemente la revista The Lancet publicó un estudio que ha sido considerado “el más grande que se ha hecho”, ya que recolectó información y datos de la alimentación de 195 países por 27 años, de 1990 a 2017. En dicho estudio se tomó en cuenta dietas que se encuentran desequilibradas; por ejemplo, con muchas verduras y semillas; pero con pocas grasas y azúcares.

El informe de la revista aseguró que comer desequilibradamente es malo, aun cuando la dieta que se lleve sea rica en frutas, verduras, semillas y fibra, ya que el cuerpo necesita equilibrio que sólo adquiere al recibir variedad de alimentos en cantidades no excesivas.

También se indicó cuáles países tienen menos muertes relacionadas con la dieta, en primer lugar, se encuentra Israel, posteriormente Francia, seguido de España, Japón y Andorra, mientras que en los países que registran más muertes por dietas son: Uzbekistán, luego Afganistán, después Marshall, Papúa Nueva Guinea, entre otros.

En dicho estudio se reconoció a diversos alimentos de la dieta mexicana como lo es la tortilla, el aguacate, el chile y el amaranto, dado que estos productos contribuyen a que la dieta de los mexicanos pueda ser un poco más equilibrada ya que, por otra parte, registró un nivel muy alto en consumo de azúcares.

“Una dieta saludable no solamente se conforma de alimentos densos en nutrientes, una característica de una alimentación balanceada es que es flexible e incluyente, solamente se debe saber cómo y cuándo incluir los alimentos necesarios”, recalcó Arizmendi en relación con este tema.

Modas alimenticias

La nutrióloga fundadora del IPA aseguró que hoy en día están de moda ciertos “estilos alimenticios o estilos de dieta”, tales como el veganismo, que implica el no consumo de alimentos de origen animal; vegetarianismo, abstención de consumo de cualquier tipo de carne de vaca, pescado, pollo, cerdo y el crudiveganismo, que consiste en ingerir alimentos crudos de origen 100% vegetal, en los que se debe de tener “cuidado”, ya que se debe vigilar que una persona obtenga la cantidad de nutrientes, vitaminas, grasas y minerales que necesita para tener una buena alimentación.

“La mayoría de la gente hace estas dietas sin balancearlas, por ejemplo, muchos vegetarianos ingieren demasiados carbohidatros y pocas grasas causando un desbalance en su sistema”, afirmó Arizmendi, además de recalcar que ningún estilo de dieta es más sano que otro, ya que depende de las características de cada persona, más bien influye la manera en que la persona lleve y aplique esta dieta.

Arizmendi subrayó que la dieta omnívora, en la que se puede consumir cualquier tipo de alimento, está entre las dietas más adecuadas para las personas, ya que es en la que se consume de todo y para la que nuestro cuerpo está “adaptado” al tener un consumo tanto de vegetales como de alimentos de origen animal, convirtiéndola en la más completa en comparación con dietas veganas, donde es necesario consumir suplementos alimenticios que proporcionen al cuerpo los nutrientes necesarios.

Alimentación en México

De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) en México se tienen una de las peores dietas y hábitos alimenticios, lo que se ve reflejado al ser el país que ocupa el primer lugar en obesidad infantil, mientras que en adultos el 73% padece sobrepeso producto de una mala alimentación.

El sobrepeso produce enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión, enfermedades que han aumentado el gasto del sector salud hasta 124 000 millones de pesos, por lo que a cada mexicano le cuesta cerca de 1 012 pesos con 80 centavos atender gastos generados por estas enfermedades, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Las cantidades de azúcares y comida chatarra que se consumen en México son abrumadoras, lo que ha llevado al país a tener el primer lugar en consumo de bebidas con azúcar. La causa de que en México la comida chatarra sea mayormente consumida es el precio, ya que es mucho menor al de productos saludables y de la canasta básica.

La canasta básica está conformada por 40 alimentos, como carne roja, vegetales, legumbres, agua purificada, frutas, verduras y semillas por mencionar algunos ejemplos a un costo de 5 000 pesos, sin embargo, según datos de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec) cerca de 27 millones de ciudadanos mexicanos no perciben los ingresos suficientes para adquirirla.

La situación de México respecto a la alimentación es crítica y requiere de atención urgente, ya que de seguir así en un futuro los costos y consecuencias de la actual obesidad infantil serán mayores, orillando al país a realizar mayor inversión en el sector salud y causará la pérdida de producción laboral de las personas que se encuentren enfermas.

Si te interesa tener información confiable de nutrición, consejos y datos sobre alimentación puedes seguir las redes sociales de Ana Arizmendi; Instagram, Facebook, Twitter o visitar la página del Instituto de Psicología de la Alimentación.

 

Te puede interesar: México a dieta de huachicoleo pero no de obesidad 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.