Perros ayudan a reducir el estrés a niños en hospitales

El programa "Juntos es Mejor" tiene como objetivo introducir a perros seleccionados y entrenados para brindar apoyo en terapias a niños y jóvenes con necesidades especiales y en hospitales en México.



Las intervenciones asistidas con perros son un abordaje terapéutico, donde el animal es un nexo entre el paciente y el profesional o el técnico responsable y están dirigidas a mejorar la calidad de vida y la integración social de las personas. Con esta visión Purina, empresa dedicada a la elaboración de alimentos para mascotas, y el Centro de Actividades Asistidas por Caninos A.C (Cenatac) crearon en 2021 la iniciativa "Juntos es Mejor".

En México, actualmente están en operación dos Unidades Caninas Intrahospitalarias ubicadas en el Hospital Niño DIF Hidalgo y en el Hospital Pediátrico de Coyoacán, las cuales tienen la finalidad de trabajar en conjunto para facilitar la adaptación de los niños al entorno hospitalario y mejorar la calidad de la estancia de los pacientes en áreas de espera (pacientes adultos o familiares de los menores), favoreciendo la manera de afrontar las situaciones de estrés que conllevan los procedimientos y la hospitalización.

Dentro de la iniciativa “Juntos es Mejor”, Purina se encarga de hacer aportaciones económicas en la investigación del proyecto y los gastos que se requieren, además de proveer alimento de calidad con los nutrientes necesarios para que los perros puedan rendir en su labor dentro de las terapias.

En el Hospital Pediátrico de Coyoacán, que en junio de este año inició a operar, la iniciativa constará de tres fases, la primera iniciará con tres técnicos y cuatro perros que trabajarán en el área de prequirúrgicos y hospitalización de preescolares. Las actividades se llevarán a cabo un día a la semana en un horario de 9 de la mañana a la 1:30 de la tarde, con tiempos de descanso para los perros.

Las intervenciones asistidas con perros son un abordaje terapéutico, donde el animal es un nexo entre el paciente y el profesional o el técnico responsable y están dirigidas a mejorar la calidad de vida y la integración social de las personas.

La iniciativa “Juntos es Mejor” busca impactar a la sociedad, ya que las terapias han mostrado cómo los perros son parte fundamental y causan un impacto positivo en las personas, destacó Paola Mendoza, directora de Marketing en Nestlé Purina México.

Por su parte, Francesc Ristol, responsable del Centro de Terapia Asistidas con Canes (CTAC) y socio de Cenatac, comentó que “ver a un perro en un lugar que generalmente puede causar sensaciones incómodas relaja el ánimo, permitiendo que los pacientes estén más tranquilos, sientan confianza y atraviesen estos momentos con sentimientos más positivos. Aunque ellos sólo ven un perro, hay un gran trabajo atrás: entrenamiento, buena alimentación, cuidados y, por supuesto, un gran cariño por parte de los cuidadores y técnicos. Claro que los humanos también llevan un trabajo arduo para trabajar en estos binomios que tienen el objetivo de acompañar a quienes lo necesitan”.

Mascotas terapeutas

Los perros que son parte del programa terapéutico gozan de un programa estructurado de bienestar animal, el cual incluye someterlos periódicamente a controles veterinarios y desparasitaciones internas y externas para ofrecer la mejor garantía sanitaria. La evaluación del perro se realiza como individuo y no por razas, sin embargo, uno de los principales cuidados es su alimentación, ya que requieren de una dieta balanceada para mantener su salud apropiadamente y llevar a cabo sus actividades de la mejor manera.

La preparación especial en la que el primer paso es seleccionar a los perros dependiendo su temperamento y si es dócil, posteriormente reciben un entrenamiento especial individual que consiste en un año en proceso de socialización, aprender a estar en un auto, control de esfínteres (no hacen del baño en áreas de trabajo), socializan con todo tipo de animales y personas, cambian de entornos, visualización de sillas de ruedas, lentes, muletas, bastones, etc. Obediencia básica: sentado, echado, caminado, dependiendo de lo que se necesita. Habilidades específicas que el técnico le enseña dependiendo de la terapia que dará.

No importa la raza, cualquier perro puede ser entrenado para asistir en este tipo de terapia, pero debe ser evaluado previamente. Es muy importante aclarar que un perro de asistencia no es lo mismo que un perro de compañía, se necesita que el temperamento del can sea dócil, sociable, que tolere diferentes tipos de ruido y sonidos, por ello es importante la evaluación. 


Te puede interesar: Terapia con animales ayuda al control de las emociones: UNAM 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.