Obesidad y trastornos del sueño generan riesgos laborales

Dormir es fundamental para la vida de las personas porque en ese período se regulan procesos como el aprendizaje, la memoria, la creatividad y la productividad.



La prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad son cruciales para la seguridad y salud en el trabajo, ya que cada año en México se pierden 400 millones de horas laborables por diabetes asociada a esta enfermedad, y las pérdidas económicas por ausentismo laboral superan los 12 mil millones de pesos, de acuerdo a un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la mala alimentación en el trabajo causa pérdidas de hasta 20 por ciento en la productividad, y en un informe técnico reciente que presentó sobre teletrabajo, señala que si bien este esquema tiene beneficios, también puede derivar en aislamiento, agotamiento, depresión, fatiga ocular, sedentarismo y un aumento nocivo de peso, entre otras consecuencias para los empleados.

En el marco del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que se conmemora cada 28 de abril, Zeniff Gómez Arcive, experto en obesidad y especialista en Estrategia Médica de Medix, destacó el llamado de la OIT y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que empleadores y sus colaboradores actúen juntos para proteger los entornos de trabajo presencial y de home office.

El sobrepeso y la obesidad generan una disminución del 5.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de México anualmente, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Se trata de una enfermedad que tiene impacto a mediano y largo plazo, además de estar asociada a padecimientos como la diabetes, la hipertensión, hipercolesterolemia y apnea del sueño, esta última presente en 70 por ciento de las personas con sobrepeso y obesidad”, señaló Gómez Arcive.

Por su parte, Guadalupe Terán Pérez, presidenta de la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño, dijo que la apnea del sueño que se manifiesta principalmente con ronquidos es un trastorno que ocasiona una severa restricción del tiempo que se duerme, y coloca a las personas en situaciones de riesgo, tales como cometer errores, accidentes viales y laborales.

“Dormir es fundamental para nuestra vida porque en ese período se regulan procesos como el aprendizaje, la memoria, la creatividad y la productividad. Hay una relación importante entre la falta de sueño y la obesidad y el sobrepeso; a mediano plazo aumenta la resistencia a la insulina, hace que las personas estén más propensas a enfermarse e incluso aumenta el riesgo de enfermedades de demencia tipo Alzheimer”, puntualizó.

 

Para un buen dormir, además de tener un óptimo control del peso corporal, los médicos también recomiendan melatonina de liberación prolongada, que actúa como la que produce nuestro cuerpo de manera natural, sin causar dependencia.

Tras las afectaciones derivadas del sobrepeso y obesidad que impactan en la seguridad y salud laboral, los especialistas coinciden en sugerir a las empresas realizar esfuerzos para fomentar el bienestar entre sus colaboradores, impulsando la mejora de la alimentación y hábitos de vida, incluso con el apoyo de tratamiento farmacológico si es necesario.


Te puede interesar: Terapia con animales ayuda al control de las emociones: UNAM 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.