Los mosquitos son pequeños, frágiles y transmisores de enfermedades

México es uno de los países donde enfermedades como dengue, zika y chikunguña representan un reto para la salud pública.



Cuando se piensa en los animales mortíferos para los humanos, quizá los insectos no aparezcan entre las primeras opciones; sin embargo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año las enfermedades infecciosas transmitidas por mosquitos, garrapatas, moscas, chinches y pulgas, entre otros, cobran la vida de más de 700 mil personas alrededor del mundo.

En el caso de los mosquitos, insectos voladores que viven en casi todos los continentes y hábitats, además de ser pequeños (de entre dos a 129 milímetros) algunas especies son consideradas una de las principales amenazas para la humanidad a causa de los virus y parásitos que transmiten.

Tan sólo en el continente americano el dengue, la malaria, la fiebre amarilla y el chikunguña (todos trasmitidos por mosquitos) están entre los 10 principales padecimientos infecciosos que ponen en riesgo la salud de la mitad de la población.

De las especies que se alimentan de sangre, una cantidad menor representa un problema de salud pública. Para que un mosquito transmita alguna enfermedad infecciosa, primero un virus o parásito debe lograr sobrevivir en su interior sin provocarles daños; y cada especie de estos insectos aloja patógenos específicos.

“Por ejemplo, la transmisión viral a humano entre los mosquitos empieza cuando una hembra de este insecto ingiere la sangre de una persona infectada. El virus entra a sus células y libera su material genético para reproducirse en grandes cantidades e invadir diversos tejidos del mosquito. Cuando este mosquito infectado se alimenta nuevamente, ahora de un individuo sano, le transmite el virus; y el ciclo se repite una y otra vez”, indica un estudio del Cinvestav.

Otro caso es la habilidad del mosquito tigre para utilizar contenedores artificiales como sitios en donde depositar sus huevecillos, ha facilitado su distribución a través del transporte de mercancías, en especial de llantas usadas que pueden acumular agua de lluvia.

La investigadora Rosa María del Ángel, del departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), dijo que México es uno de los países donde enfermedades como dengue, zika y chikunguña representan un reto para la salud pública. En especial, el dengue anualmente provoca la muerte de 40 mil personas.

“En vista de que actualmente no existen vacunas para la mayoría de las infecciones transmitidas por mosquitos, la única forma de protegerse es evitar su picadura usando repelentes, insecticidas, mosquiteros y tener espacios como jardines y patios libres de agua estancada o recipientes en donde las hembras depositen sus huevecillos”, recomendó.


Te puede interesar: En México, cada día son reportados 12 niños como desaparecidos: Redim

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.