La vocación del médico es proteger la vida

“Porque estudié, investigo y trabajo para mejorar la salud de las personas. Si quieren legalizar el aborto, #NoCuentenConmigo”, expresó un doctor argentino en su cuenta de Twitter.


Doctores pro vida con el pañuelo azul


Bajo los hashtags #NoCuentenConmigo y #NadieSobra profesionales de la salud de varios países -principalmente en Chile y Argentina- han alzado la voz y han expresado que no practicarán abortos bajo ninguna circunstancia.

Dichas manifestaciones pacíficas se presentaron en países en los que se discutía la aprobación de la despenalización del aborto, pero poco a poco se ha ido extendiendo en los demás países que atraviesan por la misma situación de incertidumbre.

“Elegimos ser profesionales de la salud para cuidar, acompañar y proteger la vida de todos. Si están pensando en nosotros para practicar abortos, no cuenten conmigo”, expresan doctores argentinos en un video. “No cuenten conmigo” repiten una y otra vez distintos profesionales de la salud.

 En algunos países o provincias en las que está permitido el aborto bajo algunas excepciones, los doctores que no quieran practicar la cancelación del embarazo pueden inscribirse en una lista en que quedan excluidos de llevar a cabo el aborto.

Lo anterior se refiere a la objeción de conciencia que es un recurso que, en este caso, los doctores no pueden ser obligados a participar en prácticas que van en contra de sus valores, principios éticos y creencias religiosas.

En México, el movimiento aún no es visible o no se concreta, pero ya hay casos de profesionales de la salud que se negaron practicar algún aborto. Algunos de ellos, cuestionan la vocación de sus compañeros que se prestan para practicar la cancelación del embarazo, “es un asesinato”.

“Aún recuerdo que la razón por la que, en algún momento decidí estudiar Medicina es porque quería y quiero salvaguardar vidas; ayudar a conservar la salud en la mejor condición posible. Si algún paciente padece alguna enfermedad con pocas posibilidades de vivir, se hace hasta el último esfuerzo para que mejore, para que viva el mayor tiempo posible con la mejor calidad de vida. No me dedico a esto para matar”, señala una doctora con más de 10 años de experiencia.

Por ello, indica que es “ilógico” que acudan personas -incluida la misma pareja y familia de la mujer embarazada- a pedir que asesinemos a un ser vivo que ya está desarrollándose. Además, la doctora considera que dicha práctica va en contra de los avances científicos que buscan mejorar la salud.

Explica que, a pesar de que ha trabajado en clínicas privadas en las que hacer un aborto implicaba ganancia para ellos, jamás accedió, “tengo claro mi objetivo: yo salvo vidas, no las quito”.

“Es increíble que en algunos casos tengamos jornadas -en las operaciones quirúrgicas- larguísimas en las necesitamos refuerzos para salvar una vida; y vengan personas, voluntariamente, a querer que seamos cómplices de un asesinato, cuando ni siquiera representa un riesgo para su salud”, reprueba la doctora.

“Algunos sí tenemos valores, ética y moral”, concluye.

Te puede interesar: Abogados defienden el derecho a vivir 

El caso del doctor argentino provida condenado

Leandro Rodríguez Lastra quien salvó la vida de dos seres vivos fue condenado a un año y dos meses de prisión en suspenso -en este caso, no lo envía a la cárcel-, y a dos años y cuatro meses de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

El delito que le fue imputado fue el de incumplimiento de los deberes de funcionario público, y es que el doctor argentino no llevó a cabo un aborto a una joven con cinco meses de embarazo que, a la cual, momentos antes se le había sido administrado un método abortivo en otro lugar y el cual, no concluyeron.

Por su parte, el profesional de la salud optó por estabilizar a la mujer y preservar la vida del bebé en gestación. Posteriormente, el doctor, el hospital y la joven acordaron continuar con el embarazo hasta la semana 35 y después darlo en adopción. Así sucedió.

Tiempo después, llegó una denuncia contra el doctor por su actuar. La acusación ni siquiera vino por parte de la joven a la que no se le practicó el aborto, sino de una diputada autora de la ley que incorpora a la normatividad provincial el protocolo de aborto no punible.

Por su parte, el abogado del doctor advirtió que el caso llegará a la Corte Suprema de Justicia de la Nación -de ese país- y confió en que “en algún momento, en alguna instancia alguien va a fallar conforme a derecho y no conforme a esta lamentable ideología”.

 

Te puede interesar: Nadie estará obligado a participar en abortos en NL 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.