Usan tecnología para identificar cadáveres

En las morgues de México hay más de 30 mil cadáveres sin identificar, de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos.


Morgues saturadas / Trailer que albergaba cuerpos


En México hay cientos de padres, madres, hermanos, esposos e hijos buscando a algún conocido que salió de la casa y ya jamás regresó al hogar. La esperanza prevalece a pesar de las carencias económicas, la salud deteriorada y el trato de las autoridades. Ellos los quieren volver a ver.

En algunos casos, la resignación ha embargado a familias enteras: ya no buscan vivos, sino muertos, en fosas, en morgues, en donde sea, se conforman con encontrar el cuerpo de los desaparecidos. Algunos buscan por debajo de la tierra en un país con casi 2 mil millones de kilómetros cuadrados.

En Jalisco, con el objetivo de agilizar la búsqueda de personas desaparecidas, se ha construido un micrositio en el que es posible consultar el registro de cuerpos se han reconocido parcialmente o cuya identidad es desconocida debido al estado de descomposición. Los cuerpos se encuentran en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

El Registro PFSI (personas fallecidas sin identificar) es una herramienta que pretende lograr una mayor agilidad en la identificación de los cuerpos que están en calidad de desconocidos y facilitar a las familias su recuperación.

El registro proporciona datos de los cadáveres, en la medida en que los especialistas hayan logrado rescatar información al momento de revisar los cuerpos.

Entre los datos disponibles destaca el probable nombre y edad; el sexo; la descripción de señas particulares y tatuajes; la descripción de prendas e indumentarias, en lo posible, procuran describir color, talla y marca de la ropa; también se informa el lugar en el que se resguarda el cadáver.

El registro cuenta con la información de los cuerpos que ingresaron de 19 de septiembre de 2019 hasta el 19 de noviembre de 2019. En los filtros de búsqueda es necesario especificar la fecha probable de ingreso a la morgue. Asimismo, hay que detallar el sexo y la presencia de tatuajes.

En la búsqueda, también es posible escribir el nombre de la persona desaparecida, pero es poco probable localizar a alguien de dicha manera ya que en la sección “Probable nombre” la mayoría está registrado como personas fallecida sin identificar (PFSI).

El registro también cuenta con un archivo fotográfico, en algunos casos, las fotos ya no fueron necesarias debido al estado de descomposición del cuerpo. En caso de identificar alguna característica, los familiares tienen que agendar su visita a la institución correspondiente para el pleno reconocimiento de los restos.

También lee: Fosas clandestinas, un mal que afecta a nuestro país //www.yoinfluyo.com/mexico/138-seguridad-y-justicia/7422-fosas-clandestinas-un-mal-que-afecta-a-nuestro-pais

En las morgues ya no caben los muertos

La cantidad de personas fallecidas sin identificar superan la capacidad de los Servicios Médicos Forense (Semefo) en varias entidades, incluido el estado de Jalisco que optó por una polémica alternativa que generó el cese del cargo de un funcionario estatal.

El año pasado, varios habitantes del municipio de Tlajomulco advirtieron a las autoridades de un fétido olor proveniente de un tráiler. Se trataba de un transporte que albergaba más de 150 cadáveres del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).

Una vez cesado de sus funciones el exdirector del IJCF, Luis Octavio Cotero Bernal, señaló que el gobierno de Jalisco, por medio de la Fiscalía, llevaba poco más de un año contratando tráileres refrigerantes para conservar cuerpos debido a la saturación en las instalaciones de la morgue.

Del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses se movió al menos en cuatro ocasiones por el estado, en todos los lugares en los que se estacionó generó rechazo por parte de las autoridades y los vecinos. Finalmente regresó a las instalaciones del IJCF.

Por su parte, el exsecretario General de Gobierno de Jalisco expresó su indignación y molestia por la situación “que exhibe una gravísima indolencia, omisión y negligencia de distintas autoridades en el protocolo de actuación de personas fallecidas que no han sido reclamadas”.

 

Te puede interesar: Desapariciones forzadas, sin solución 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.