El cine mexicano no es el favorito en México

Las proyecciones de la película “Roma” en la Cineteca Nacional registraron la mayor audiencia con más de 32 mil espectadores, según el Anuario Estadístico de Cine Mexicano 2018.


Cine mexicano


A pesar de que en los últimos años, cineastas mexicanos han desfilado y obtenido reconocimiento internacional en los más prestigiosos eventos del séptimo arte, tienen que superar muchas barreras, incluidas el desinterés de su propio país.

El ingenio y la creatividad mexicana no es suficiente, o no es lo suficientemente reconocido para recibir apoyo y competir con las grandes productoras extranjeras que acaparan las salas de cines aun por encima de las nacionales.

El talento mexicano aplicado en el cine, no es profeta en su tierra. Algunas cintas nunca logran proyectarse en una pantalla de cine.

De acuerdo con el Anuario Estadístico de Cine Mexicano 2018, el año pasado se produjeron 186 películas mexicanas, 47% se realizó sin apoyo del Estado. Del total de cintas producidas, 79 fueron documentales; de los cuales, 71% son óperas primas, es decir, primera película de un realizador, y cuentan con más apoyos por parte de secretarías de cultura estatales e instancias federales que las segundas y terceras obras.

En ese sentido, el informe refiere que los documentales producidos como segundas obras o más disminuyen debido a su escasa promoción comercial. Prueba de ello es que de 2010 a la fecha ningún documental ha figurado entre las 10 películas más taquilleras en las salas comerciales.

No vieron la luz

Uno de los factores para que una película tenga éxito es la publicidad, y es que tal como apunta el informe, muchos de los filmes mexicanos tuvieron escasa promoción comercial.

Prueba de ello, ¿alguna vez escuchaste sobre el documental “Tío Yim” que se estrenó a inicios del año? Lo más seguro es que no, ya que además de buscar financiamiento para la realización de la película, necesitan ser aceptados por las salas de cine que siempre se ven por lo comercial.

Y cuando se logra proyectar las cintas mexicanas en salas de cines de su propio país, apenas es por unos días.

Otras producciones, buscan financiamiento en el extranjero para concluir su proyecto cinematográfico, como el caso de la animación “Un disfraz de Nicolás” que el año pasado fue seleccionada para viajar a Cannes y lograr financiamiento para concluir su posproducción.

Mexicanos prefieren películas extranjeras

El año pasado, en México se contabilizaron 320 millones de asistentes a salas de cine, de acuerdo con el Anuario Estadístico de Cine Mexicano 2018, se registró una disminución de 18 millones de espectadores con respecto al 2017.

El año pasado se exhibieron 499 películas de estreno, de las cuales 115 fueron nacionales, es decir, sólo 23% fueron de origen nacional. Sin embargo, los filmes mexicanos no entraron entre las 10 películas con mayor asistencia, las estadounidenses fueron las más taquilleras.

Del total de asistentes a las salas de cine, 30.3 millones optaron alguna de las 115 cintas mexicanas; tan sólo 10 estrenos, de los géneros comedia o comedia romántica obtuvieron más de la mitad de la asistencia a cine mexicano.

Las películas como Ya veremos, que tuvo 4.1 millones de asistentes, y La boda de Valentina con 3.3 millones tuvieron la mayor audiencia; también se añade el filme animado La leyenda del Charro Negro con 2.4 millones.

Además, el reporte señala que en 2018 se rompió récord con respecto al número de proyecciones de estrenos.

El cine en la 4T

El cine mexicano ya contará con un nuevo aliado para financiar proyectos cinematográficos desde la preproducción hasta la postproducción, pero sólo para los filmes mexicanos que sean viables y rentables, es decir, ni las óperas primas, ni documentales o cine de arte serán consideradas.

Pues se trata de un crédito bancario del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), y no un apoyo federal y estatal como los que ofrece el gobierno por medio de Imcine, Foprocine, Fidecine y Eficine.

“Somos un banco, no una mesa capital de riesgos”, aclaró Esther Pizano Navarro, directora adjunta del Bancomext.

En ese sentido, en la Declaratoria de Impulso al Cine Mexicano con Bancomext, Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía, indicó que en épocas de austeridad hay que buscar nuevas alternativas como un crédito bancario, pero ellos no pueden arriesgarse ya que no son productores, socios o inversionistas.

 

Te puede interesar: Se acabó el apoyo a la inteligencia 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.