Infomanía: saturados de información

Es muy fácil entrar en la vorágine de los datos, querer estar enterados de todo lo que está sucediendo, no sólo en nuestro país sino en el resto del mundo. Querer saberlo todo, provoca un gran desconcierto.

Cuantas veces empiezas tu día escuchando noticias en la radio o la televisión; llegas a tu lugar de trabajo y deseas iniciar un proyecto que tienes atrasado. Pero antes ya recibiste en tu celular varios mensajes con videos.

Según los investigadores Lyman y Varian, de la Universidad de California, en tres años, se creó más información que en toda la historia anterior de la humanidad, con incrementos anuales del 30%. Es como si estuviéramos en una habitación con muchas rendijas por las que se cuela información: internet, mails, redes sociales, entre otras muchas.

Actualmente se habla de infomanía, y también de infoxicación, que se analiza como el efecto que provoca sobre nosotros el rápido acceso a la infinidad de datos de internet.

Esta cascada informativa que recibimos a diario puede frustrarnos al provocarnos la sensación de que no podemos ponernos al día.

Todos queremos estar bien informados, porque esto facilita que tomemos mejores decisiones. Desgraciadamente, demasiada información no nos ayuda, sino que nos distrae. Todo en exceso es dañino.

Ante esta realidad, se presentan varias reacciones: una es la lectura superficial, en la cual nunca se llega al fondo.  Se afirma que alrededor del 60% de los usuarios de periódicos apenas entran a tres páginas. Son simples ojeadas.

La información, para convertirse en conocimiento, necesita reflexión. Compararla e integrarla con lo que ya sabemos. No solo debemos procesar lo leído a nivel consciente, sino también inconsciente.

La otra reacción es la multitarea, en la cual hacemos malabarismos para atender todo lo que nos llega. El resultado, no somos eficientes ya que muchas tareas necesitan atención.

¿Cuál es el mejor camino? ¿Cómo sobrevivir a la infomanía, a la infoxicación?: es el ser selectivos. No podemos estar informados de todo y en profundidad.

Así que tenemos que ser conscientes de nuestras áreas de interés. Cuando buscamos informaciones, debemos tener muy claro cuáles son nuestros objetivos. Navegar sin rumbo por Internet es frecuente, nos despistamos y al final olvidamos lo que íbamos a buscar.

Y lo más importante si sigues estos consejos, ahorrarás mucho tiempo que podrás dedicar a actividades que te gustan y disfrutas.

Te puede interesar: ¿Cómo vencer la timidez?

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Facebook: Yo Influyo

comentarios@yoinfluyo.com

¡Califica este contenido!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir

Lo más visto

También te puede interesar

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.